Enviar
Nacional y Costa Rica enfilan estrategias hacia financiamiento de proyectos de infraestructura
Bancos financiarán $780 millones en obras

• El Nacional se propone convertir a Puntarenas en la Punta del Este de Costa Rica

• BCR alista financiamiento de proyecto térmico Garabito en arreglo con el ICE


Wilmer Murillo
[email protected]

Los bancos Nacional y de Costa Rica (BCR) anunciaron ambiciosos programas para financiar obras de infraestructura, los cuales desarrollará a partir de este año.
El Nacional proyecta titularizar obras por unos $500 millones, incluyendo un plan de desarrollo de Puntarenas que le devuelva su posición como centro vacacional de primer orden en Costa Rica.
Por su parte, el Banco de Costa Rica anunció que se propone financiar mediante el esquema de titularización, el Proyecto Térmico Garabito, en asocio con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
Esta planta de 200 megavatios y ubicada en Montes de Oro de Puntarenas, tendrá un costo de $200 millones.
Los fondos se van a procurar mediante una emisión de bonos que estimularán el mercado de valores, pues ofrecerá instrumentos a las operadoras de pensiones y los fondos de pensión para manejar estas carteras, con títulos en dólares y colones a tasas atractivas.
“El fideicomiso Garabito tiene prácticamente aprobados todos sus extremos”, dijo Carlos Muñoz, subgerente del BCR.
De esta forma la banca de inversión cobrará mayor relevancia este año. William Hayden, gerente general del Banco Nacional consideró que para esa entidad este tipo de financiamientos representará “el trapito de dominguear” durante 2008.
A partir de este año se crearán fideicomisos para financiar obras por $500 millones que van desde clínicas periféricas para la Caja Costarricense de Seguro Social, 50 Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (EBAIS), la reconstrucción del hospital San Juan de Dios, la reconstrucción del edificio de la Asamblea Legislativa, varias facultades de la Universidad de Costa Rica y la remodelación de obras en Puntarenas.
“Vamos a convertir a Puntarenas en la Punta del Este de Costa Rica”, dijo Hayden, aludiendo al famoso balneario suramericano.
La remodelación de Puntarenas se espera lograr con los recursos que le genera al Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) la administración del puerto de Caldera.
Las instituciones involucradas, además del Incop, están preparando una lista de proyectos para sacar las obras a licitación antes de medio año.
Las primeras iniciativas consideradas para Puntarenas son la construcción de un malecón y la remodelación de la Terminal de los Ferrys.
Por su parte, para la reconstrucción del Congreso en donde estaba el antiguo cine California se titularizarán $97 millones, en tanto que la remodelación de la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica, la Escuela de Estudios Generales y la Biblioteca demandarán $70 millones.
Con Radiográfica Costarricense (Racsa) se titularizará un proyecto de fibra óptica de frontera a frontera, dijo el gerente.
El esquema de titularización es una herramienta financiera que se vislumbra no solo como impulsora del mercado bursátil sino que además es capaz de llenar el vacío que en materia de infraestructura adolece el país y dar ganancias a la empresa privada.
La propuesta del Nacional involucra a las operadoras de pensiones con enormes fondos ociosos, a comprar participaciones en estos proyectos que ofrecen poco riesgo, pues sería en títulos con grado de calificación.
La escasez de papel y la alta cantidad de recursos que generarán las operadoras de pensiones, son alicientes para la figura, que en otros países incluso es utilizada para construcción de carreteras, proyectos turísticos y aeropuertos, por la ventaja que ofrece de no incrementar la deuda interna.
El Nacional por su parte, igual que el BCR hace una semana, dio a conocer ayer su estado de resultados, de acuerdo con el cual la operación generó un 92% de ganancias (20,3% en términos reales) al lograr un incremento de la cartera de crédito del 57%.
Para 2008 el Nacional estima alcanzar utilidades de ¢90 mil millones, acentuando el crédito para vivienda con una colocación de ¢130 mil millones y otros ¢120 mil millones en banca de desarrollo.

Ver comentarios