Enviar

Bancos con resultados mixtos

Pese al aumento en las colocaciones de créditos, la banca privada redujo sus utilidades, mientras que la estatal las incrementó

Agustina Cobas
[email protected]  

La implementación del régimen de bandas cambiarias, la reducción de las tasas de interés y el aumento de la competencia en la industria parecen ser los elementos que marcaron el desempeño de la banca costarricense entre enero y setiembre de este año.
Aunque la mayor colocación de créditos generó un aumento en el volumen de las operaciones realizadas por la banca, la mayor competencia en el mercado provocó una disminución en la utilidad generada por las entidades privadas.
La banca estatal, por su parte, vio aumentar sus ganancias en los primeros nueve meses del año, comparado con el mismo periodo de 2006, lo que se debió, según los voceros, a un aumento mayor al de los privados de las colocaciones.
Estas y otras conclusiones surgen del análisis de los resultados financieros de los bancos que operan en Costa Rica, realizado por INVERSIONISTA.
Para el análisis se consideraron los resultados de los primeros nueve meses de 2007, comparado con igual periodo del año anterior.
La puesta en práctica el año pasado del régimen de bandas cambiarias fue uno de los principales factores que tuvieron efecto sobre la operación bancaria en el país.
Este nuevo escenario donde la devaluación de la moneda local respecto al dólar fue casi nula, afectó la posición propia en dólares que mantienen las entidades bancarias.
“Durante 2007 no ha habido devaluación y eso afecta los ingresos por valoración de posición propia patrimonial en dólares”, explicó Gerardo Corrales, gerente de BAC San José.
Por otra parte, en un mercado que, acostumbrado a calcular con exactitud la devaluación futura, se volcaba a elegir créditos e inversiones en dólares, el régimen de bandas derivó en importantes modificaciones en las carteras de los bancos.
Estos cambios no solo se observaron en los créditos que las entidades bancarias colocaron durante este periodo, sino también en las inversiones realizadas por los costarricenses, quienes comenzaron a salir de las inversiones en dólares, dado que el premio que se obtenía al colocar recursos en esta moneda ya no estaba presente.
“Cuando se implementó el sistema de bandas cambiarias, sobrevino un periodo de acomodo, en el cual el público retornó a los instrumentos convencionales de captación”, opinó Juan Carlos Corrales, subgerente de Banca de Personas del Banco Nacional.
Por otra parte, cuando los bancos apenas comenzaban a acostumbrarse al nuevo sistema cambiario, la reducción en las tasas de interés en colones comenzó a materializarse, obligando a las entidades a buscar nuevas alternativas de inversión para ofrecer a sus clientes.
Sin embargo, de la mano de las bajas tasas llegó un fuerte aumento de las colocaciones de créditos, lo que permitió a los bancos incrementar sus operaciones.
No obstante, la mayor competencia por colocar recursos en el mercado generó una redistribución de las ganancias entre más participantes y una reducción en los márgenes de utilidad.
“La competencia y gran liquidez existente ha generado una guerra por participación de mercado, afectando los márgenes correspondientes”, comentó el gerente de BAC San José, Gerardo Corrales.
De esta forma, de los 12 bancos privados que existen registrados en Costa Rica, solamente seis incrementaron su utilidad entre enero y setiembre de 2007, comparado con el mismo periodo del año anterior.
Entre estas entidades destacan Banco Uno y Citibank, que incrementaron sus ganancias entre enero y setiembre en más del 50% respecto al mismo periodo del año anterior.
Otra de las entidades que presentaron un importante incremento respecto al año pasado es Banco Lafise, que aumentó las ganancias en un 41%.
Gilberto Serrano, gerente de la entidad, manifestó que el incremento se debe a un aumento en las operaciones y más negocios en general, además de un crecimiento en todas las áreas del banco.
Por otro lado, al analizar los resultados financieros de las entidades bancarias se aprecia que la banca estatal, en promedio, aumentó sus utilidades en un 19%, mientras que la banca privada, presentó una reducción del 20%.
“Los bancos del Estado tienen una inversión en infraestructura ya consolidada, y en este periodo se enfocaron en la mejora de los procesos y el servicio al cliente, lo que les ha dado excelentes resultados y hoy día compiten mejor en calidad de servicio”, opinó Juan Carlos Corrales, del Banco Nacional.
Para otros participantes del mercado, la diferencia radica en la mayor velocidad a la que crecen las colocaciones de crédito de los estatales. “La principal razón es que las carteras de crédito de los bancos estatales y el Banco Popular han crecido a un ritmo mucho mayor que las de los privados”, señaló Giovanni Garro, subgerente de negocios del Banco Popular.

Ver comentarios