Bancos centrales pierden credibilidad en mercado de bonos
Los informes económicos recientes han renovado las exhortaciones a que los bancos centrales se esfuercen más. Shutterstock/La República
Enviar

Bancos centrales pierden credibilidad en mercado de bonos

 Los operadores de bonos están llegando cada vez más a la misma conclusión: los banqueros centrales se están quedando cortos globalmente en sus intentos de combatir los males económicos del mundo.
Aún después de cientos de rebajas de tasas de interés y billones de dólares en flexibilización cuantitativa, la perspectiva del mercado de bonos para la inflación en el mundo entero se acerca a los mínimos vistos durante la crisis financiera.


En los Estados Unidos, Europa, el Reino Unido y Japón, esas expectativas son en este momento más débiles que antes de que sus respectivos bancos centrales iniciaran sus últimas rondas de compras de bonos.
Esto está llevando a los inversores a dar por perdido las probabilidades de que la Reserva Federal suba las tasas de interés este año y a elevar sus apuestas a que en los próximos años ajustará menos de lo pronosticado por los decidores de la política.
También han aumentado las conjeturas de que el Banco Central Europeo y Banco de Japón deberán intensificar su flexibilización cuantitativa ante las presiones deflacionarias, pese a las declaraciones en contrario de sus funcionarios.
“Hay una falta de fe en la política monetaria, se hizo de todo, se rebajaron las tasas a cero, se emite dinero y la inflación sigue siendo baja”, dijo Lee Ferridge, responsable de estrategia macroeconómica para Norteamérica en State Street Corp.
Los precios al consumidor en la eurozona cayeron inesperadamente, resurgió la deflación en Japón, en tanto los salarios en los Estados Unidos volvieron a estancarse.
Christine Lagarde, directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional, también señaló que la organización se apresta a rebajar su perspectiva para la economía mundial.
Esas preocupaciones han llevado a los inversores a concentrarse en activos de refugio como los bonos del Tesoro estadounidense y los bunds alemanes en el último mes. Esto hizo bajar los rendimientos de los bonos públicos en los mercados desarrollados hasta apenas 1%, o sea dentro de los 0,2 puntos porcentuales de un mínimo histórico.
Los del pagaré estadounidense a 10 años terminaron por debajo de 2% por primera vez desde abril, cerrando a 1,99% el viernes.
Por consiguiente, los inversores prácticamente no están exigiendo ninguna compensación adicional por tener bonos del Tesoro a 10 años en lugar de invertir en una serie de pagarés a más corto plazo.
En vísperas de los tres últimos ciclos de ajuste de la Fed en junio de 2004, junio de 1999 y febrero de 1994 la “prima por plazo”, como la llaman en el mercado de bonos, fue mucho más alta, promediando 1,8 puntos porcentuales, muestran datos recopilados por Bloomberg.
Algunos funcionarios de la Fed, especialmente Janet Yellen, todavía dicen que esperan subir las tasas este año, pese a la perspectiva mundial incierta. Esto ocurre después de que Yellen mencionó la desaceleración económica de China como motivo para continuar esperando en setiembre.

Bloomberg


Ver comentarios