Foto 1
Enviar

Bancos centrales no logran potenciar el efecto del petróleo barato

Las autoridades de los bancos centrales que no pueden rebajar las tasas de interés se ven impedidas de potenciar el efecto de la caída del precio del petróleo.
Los economistas de Oxford Economics Ltd., grupo de investigación del Reino Unido, dicen que los funcionarios podrían estar debilitando las esperanzas de que la caída de los precios del crudo a casi la mitad durante el año pasado impulse la demanda mundial.
“Con tasas tan bajas, hasta las buenas noticias tienen un aguijón en la cola”, expresaron John Bulford y Gabriel Sterne, economistas de Oxford, en un informe enviado a los clientes la semana pasada.
El efecto expansivo de la caída del precio del petróleo se ve mitigado en alguna medida por la limitada capacidad de los bancos centrales para flexibilizar la política monetaria.
Los modelos económicos de Oxford muestran que la baja del precio del petróleo históricamente bastaría para que 26 de los 29 grandes bancos centrales que la firma monitorea rebajen las tasas para fin de año.
En cambio, sólo la mitad lo ha hecho, incluido el Banco de Canadá, que redujo su tasa clave a 0,75% en enero como “seguro” contra el desplome del crudo.
El barril de petróleo tendría que bajar de los actuales $50 a $20 para que la cantidad de bancos centrales con tasas de referencia de 0,5% o menos llegue al 78%, según Oxford.
En el caso de los países avanzados, la razón es que no hay mucho margen para rebajar. En 23 bancos centrales de países ricos, la tasa de interés promedio es de sólo el 0,5 por ciento, según Oxford.
De hecho, la suma de las tasas de esas economías es del 11,4%, por debajo del porcentaje que alcanzó la referencia del Reino Unido solo a comienzos de la década de 1990.
Uno de los puntos débiles del argumento de Oxford es que su modelo no toma en cuenta la flexibilización cuantitativa que ahora han dispuesto el Banco Central Europeo y el Banco de Japón. Ello se debe a que los efectos de esas compras de activos son más difíciles de computar que las rebajas de tasas, según Sterne.
Los bancos centrales de los mercados emergentes no tienen margen para rebajar. Sólo el 18% de ellos probablemente llegue a tasas cero aun cuando el petróleo caiga a $20, dijeron Bulford y Sterne.
El problema que tienen muchos de ellos es que bajar las tasas podría acelerar la caída de sus monedas.
Malasia, México, Sudáfrica y Taiwán han visto debilitarse sus monedas al trepar el dólar, generando el temor de que las depreciaciones afecten los balances dado el aumento del endeudamiento denominado en dólares.

Bloomberg

Ver comentarios