Enviar
Bancos juegan con fuego

Condiciones de crédito que ofrecen algunos bancos podrían generar una crisis de morosidad si no se toman las medidas necesarias

Betzi Villalobos
[email protected]

Las bajas tasas que acompañan los datos de la economía nacional siguen animando a las entidades bancarias a salir a colocar créditos, lo que ha originado una guerra de promociones y oferta de alternativas para lograr captar la atención de los clientes.
Y es que la ambición parece estar dominando a algunos bancos, que se han olvidado de los riesgos y se han dedicado a conquistar a la gran cantidad de seguidores que tienen actualmente los créditos.
Según varias fuentes consultadas, el problema radica en que la búsqueda de nuevos clientes que mantienen algunos bancos genera que en muchos casos se ofrezcan condiciones que no son las más adecuadas.
“La necesidad de atraer clientes y de retenerlos ha llevado en muchos casos a flexibilizar los requisitos de los préstamos, extender plazos y ofrecer servicios colaterales que mejoran el perfil del endeudamiento bancario, para mantenerse compitiendo en el mercado”, afirmó Juan Muñoz, director de gestión de riesgo de Central American Money Market Brokers.
Esta búsqueda de competitividad ha llevado a las entidades a ofrecer condiciones muy atractivas o casi irresistibles para los clientes que han logrado adquirir casa, vehículo, lotes y hasta lucir un mejor cuerpo a través del endeudamiento.
Una de las opciones que han llamado la atención son los planes que brindan financiamiento de un 100% al cliente para obtener, por ejemplo, una vivienda, actividad muy riesgosa en caso de un cambio en las condiciones actuales del mercado.
“Los principales culpables en este caso son los banqueros, que al parecer no leen los periódicos, prácticas como esas son las que están causando una de las peores crisis financiero-económicas en Estados Unidos. Ofrecer productos como esos equivale a desdeñar la lección clarísima que nos están enviando desde el Norte. No hay la menor duda de que sufrirán las consecuencias tarde o temprano”, dijo Bernardo Alfaro, subgerente general de riesgo del Banco Nacional.
Y es que las condiciones que ofrecen los bancos parecen no tener supervisión en el país, destinándose la responsabilidad exclusivamente al banco que ofrece el crédito según mencionó Oscar Rodríguez, superintendente de entidades financieras.
“La Sugef establece los porcentajes de cobertura a la cual una garantía será aceptable cuando se analiza el riesgo que una operación de crédito representa para un banco. Es el banco el que decide si opera sin garantías o si financia el 100% del valor de una vivienda”, comentó Rodríguez.
“La Superintendencia ha reiterado a los bancos que considera riesgoso el financiar el 100% del valor de una vivienda y los ha instado a que modifiquen dichas prácticas, pero cada entidad define sus políticas comerciales. Si el banco asume más riesgos de los debidos, deberá hacer estimaciones mayores de acuerdo con la normativa”, agregó.
En estas circunstancias, hay algunos aspectos que generan incertidumbre, entre ellos, qué pasará con la gran cantidad de créditos otorgados en caso de que las tasas empiecen a subir o el tipo de cambio empiece a flotar, generando condiciones no favorables para el deudor.
“Cuando un deudor no puede cumplir las condiciones de pago la situación se torna extrema y debe recurrirse a las garantías ofrecidas. A tal efecto, el elemento fundamental es la responsabilidad por la que el bien ofrecido fue tomado”, comentó Alfaro.
Así por ejemplo, si se concedió un crédito por el equivalente a un 70% o a un 80% del valor del bien recibido en garantía, la posibilidad de recuperar el dinero prestado luego de las diligencias judiciales es bastante alta. Pero si se conceden préstamos tomando la garantía al 100% de su valor, las probabilidades de pérdidas del banco acreedor se acrecientan fuertemente.
Ante esto habrá que esperar a ver qué pasa con las variables económicas y esperar que en el país se sigan manteniendo carteras crediticias sanas y que el riesgo que se está asumiendo no cobre una cara factura.

Ver comentarios