Enviar
Intermediación en moneda nacional oscila entre el 9,5% y el 10% a junio pasado
Banca pública plantea reducción de márgenes

• La competencia es por ofrecer recursos más baratos y de forma más accesible

Wilmer Murillo
wmurillo@larepublca.net  

La reducción de los márgenes de intermediación financiera es planteada como una de las principales metas que debe alcanzar la banca comercial costarricense para mejorar su nivel de competitividad.
El mercado ha puesto a la banca en una situación de quién ofrece los recursos más baratos y de forma más accesible.
Los banqueros afirman que todos los días tienen que evaluar cuál es la mejor mezcla de fondeo para poder sacarle más jugo a su margen financiero.
“Los grandes conglomerados bancarios no están llegando al país por caridad. Quieren un pedazo del mercado y agarrar clientes nuevos”, señaló William Hayden, gerente general del Banco Nacional de Costa Rica.
En momentos en que la banca internacional está dando pasos de gigante en la región, los entes locales plantean la reducción de los márgenes de intermediación como una forma de mejorar.
“Entrar en esta danza implicará buscar una reducción de los márgenes de intermediación y un aumento de la profundización financiera; es decir, llegar a donde antes no llegaba la banca”, señaló por su parte Luis Mesalles, analista financiero.
Los bancos comerciales costarricenses se han venido preparando y alcanzado grandes eficiencias en el tema de los márgenes de intermediación.
Los márgenes de intermediación en moneda nacional de la banca pública, en promedio, rondan entre un 9,5% y un 10% a junio pasado, y el de la banca privada en un 12%, explicó Hayden.
De costos de intermediación más bajos depende también que las tasas activas y pasivas pasen a jugar un papel más importante en la asignación eficiente de recursos en la economía para apoyar el desarrollo.
No obstante, no solo son los tipos de interés explícitos los que hay que tomar en cuenta para determinar el margen de intermediación.
“No basta que la tasa sea baja, sino el acceso al crédito sin incurrir en costos altísimos en pagos de abogados, formalizaciones, comisiones y otros en los que sale a relucir hasta el perro de la casa”, apuntó Mesalles.
Hayden, por su parte, concluyó que el país tiene una banca preparada desde el punto de vista de los costos de intermediación financiera, y con la competencia podría mejorar aún más esas variables.
Ver comentarios