Enviar
Fondos que suministran a Banca para el Desarrollo serían prestados a pequeñas y medianas empresas
Banca privada busca darle un giro al peaje
Modalidad permitiría a entes bancarios reducir el aporte del 17% al 10%

Los bancos privados dispondrán su plataforma para dar préstamos a pequeños y medianos empresarios con el fondo de banca para el desarrollo. A cambio, el cobro por peaje que dan al Banco Central les bajará del 17% al 10%.
Scotiabank sería el primero en pasarse a esta modalidad, pues ya presentó una propuesta formal.
Mientras que el BAC San José lo estaría secundando, ya que analiza esta posibilidad.
Entre ambos bancos suman el 70% de los recursos que paga la banca privada por concepto de peaje, comentó en ese sentido Geovanny Castillo, director del Sistema de Banca para el Desarrollo.
Actualmente, estos bancos aportan $330 millones al Central, pero si decidieran acogerse en su totalidad a destinar recursos a la banca para el desarrollo, su aporte al fondo se reduciría a $136 millones.
Sin embargo, para que un ente bancario administre su peaje, primero debe cumplir con un requisito de infraestructura y otro relacionado con el costo de colocación.
En lo que se refiere a su plataforma física, los bancos deben tener al menos cuatro sucursales distribuidas en las regiones Chorotega, Pacífico Central, Brunca, Huetar Atlántica y Huetar Norte.
De momento HSBC y BAC San José son los únicos bancos que cumplen con este requisito.
En lo financiero, el requerimiento es colocar préstamos entre los pequeños empresarios que cuentan con la previa aprobación del Consejo Rector del Sistema de Banca para el Desarrollo. Esto implicaría instalar una plataforma de servicio y atención al cliente.
Asimismo, los intereses deben ser inferiores al de la tasa básica pasiva para los créditos en colones, y menor a la Libor en el caso de los financiamientos en dólares.
“Los bancos privados están muy interesados en pasarse a esta opción y colocar directamente los recursos. Por otra parte, se considera necesario simplificar y hacer más operativa la definición de Mipymes, para cuyos efectos se recomienda adoptar una definición similar a la usada por el Banco Centroamericano de Integración Económica que utiliza número de empleados y monto máximo del crédito”, comentó Mario Castillo, presidente de la Asociación Bancaria Costarricense.
Una de las discusiones iniciales al plantear el proyecto de ley que dio vida a este sistema fue si debía crearse o no un banco que sirviera como plataforma de colocación. El criterio aprobado en la ley es que Bancrédito administre los fondos, y que el resto del sistema financiero participe como “banca de segundo piso”.
“Si los bancos privados deciden acogerse, se estaría fortaleciendo la capacidad del sistema financiero nacional, al haber más operadores financieros brindado opciones de servicios a los costarricenses”, consideró por su parte Guillermo Quesada, gerente de Bancrédito.
La suma de la infraestructura privada ayudaría a mejorar la cobertura y acercar la posibilidad de recursos a quienes lo requieran.
“En principio no veo obstáculo mientras que el conjunto del sistema y la regulación de banca para el desarrollo funcione”, indicó por su parte Henry Mora, economista de la Universidad Nacional.
Precisamente el tema regulatorio es el más cuestionado. Por ejemplo, desde el 18 de diciembre cuando arrancó la Banca para el Desarrollo se ha brindado financiamiento a unos 250 empresarios.

Natasha Cambronero y Daniel Chacón
[email protected]
[email protected]

Ver comentarios