Banca pide que ajuste en bandas no refleje pérdidas
Enviar
Banqueros llevan inquietudes ante el Conassif
Banca pide que ajuste en bandas no refleje pérdidas

• Gerentes bancarios esperan medidas atenuantes por parte de entes reguladores

• Autoridades económicas dicen que situación es parte del riesgo de jugar en la economía con un tipo de cambio que varía


Wilmer Murillo
[email protected]  

Los bancos costarricenses explicaron que la supuesta pérdida que les impuso la modificación al régimen de bandas cambiarias no debe ser motivo de preocupación para los ahorrantes.
No obstante, plantearon ante el Consejo Nacional del Sistema Financiero (Conassif) en forma verbal su preocupación de que esta pérdida haga lucir mal sus estados de resultados.
Durante una reunión con directores del Banco Central y las autoridades reguladoras del mercado financiero un grupo de banqueros planteó la posibilidad de considerar con ese objetivo, cambios transitorios en la normativa de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).
“Tuvimos una reunión urgente con las autoridades económicas, el encuentro fue abierto y sincero de cómo el sector bancario advierte la implementación al régimen de bandas”, dijo Gerardo Corrales, vicepresidente ejecutivo del Grupo Financiero de BAC Credomatic.
Recordó que la banca lleva sus libros contables en colones y que la apreciación del colón son pérdidas, al menos contables, que para la banca se dan en moneda local a la hora de convertir los dólares que tienen por colones. “Es una pérdida que se tiene que reflejar en los estados financieros, pero no es algo para que la gente se preocupe”, precisó Corrales.
Ciertamente el ajuste de las bandas no pone en problemas a ningún banco. Sin embargo, el ejecutivo señaló que los bancos son calificados por agencias internacionales y sus indicadores, que se podrían ver afectados negativamente, pueden incidir en una baja en la nota.
Corrales que lleva la voz cantante en el tema sugirió que abogan por alguna medida de esta índole en consideración a que la noticia tomó por sorpresa a exportadores, a los importadores que se ven favorecidos y hasta a los mismos bancos.
Bajo este planteamiento los banqueros iniciaron conversaciones informales con la Sugef buscando que transitoriamente estos indicadores se modifiquen a fin de que a causa de este ajuste, se pudiera dar una mala calificación para los bancos.
Aunque no fue posible obtener al cierre de edición la versión de Oscar Rodríguez Superintendente de Entidades Financieras, Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central, reconoció que los bancos plantearon sus preocupaciones.
En parcas manifestaciones, Gutiérrez indicó que al respecto el Banco Central no haría nada, pues todo es parte del riesgo de jugar en la economía cuando varía el tipo de cambio.
El segundo ajuste del régimen de bandas, en un esfuerzo por despegar el tipo de cambio del límite inferior, fue calificado por los banqueros como una decisión histórica, pero que en todo caso los habría tomado por sorpresa.
La cuestión a la que los banqueros hacen referencia es a la llamada posición que en moneda extranjera deben tener los bancos de acuerdo con las regulaciones de la Sugef.
De acuerdo con el artículo cuarto del Reglamento para Operaciones Cambiarias, al final de cada día hábil la posición en moneda extranjera debe ser equivalente al patrimonio de cada entidad y estar hacia arriba o debajo de ese nivel en un rango establecido por la Superintendencia.
Dependiendo del rango en que se mueve cada banco, tener más dólares significa que deben reflejar una pérdida contable como resultado de la modificación de las bandas, explicaron analistas.
El mismo Banco Central enfrenta pérdidas contables en razón del ajuste.
Según el economista Johnny Alvarado, el Banco Central perdió ¢80 mil millones por el efecto cambiario; es decir ¢20 menos por cada uno de los $4 mil millones que tiene en reservas monetarias internacionales.
Gutiérrez por su parte indicó que cuando los bancos centrales, como es el caso actual de Costa Rica tiene una posición en dólares positiva, cuando varía hacia abajo el tipo de cambio puede tener una pérdida contable, o una ganancia contable si es al revés. “Pero ni una cosa ni otra tiene importancia macroeconómica en este caso, porque si no, sería fácil resolver los problemas”, señaló.
Simplemente, Gutiérrez aclaró que si se aprecia el valor del colón, disminuye el valor de las reservas.
Para el banquero central lo que ahora se está observando en el sistema es el interés del Banco Central de reducir la inflación en el mediano plazo y todos son pasos en esa dirección.
En adelante se espera, eso si, que todos los agentes económicos vayan a poner más atención a lo que está sucediendo a la macroeconomía. Por ejemplo, el menor crecimiento de la economía de Estados Unidos que arrancó con un hecho puntual como la crisis de los mercados no preferenciales o subprime y siguió con grandes pérdidas bancarias.
En Costa Rica podrían ser malas noticias para los exportadores que dependen del mercado estadounidense.
Esa implicación negativa para la actividad económica con un tipo de cambio que fluctúa, hace que “todos estemos pendientes de las señales sobre la oferta y demanda de dólares”, dijo Corrales, quien añadió que en función de que puede haber una devaluación o una apreciación del colón, se deben tomar mejores decisiones sobre deudas e inversiones.

Ver comentarios