Enviar
Reforma pretende resolver críticas de empresas sobre garantías y supervisión
Banca para el Desarrollo suavizaría requisitos
Eliminación de garantías hipotecarias también se contempla entre los cambios propuestos

Mejores tasas de interés y otorgar periodos de gracia para iniciar el pago de los préstamos son algunas de las variaciones que sufriría el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD).
Ante las constantes críticas sobre las dificultades que tienen los pequeños y medianos productores para acceder a créditos en este programa, el Poder Ejecutivo planea efectuar varias reformas que suavicen los requisitos para quienes soliciten recursos.
El proyecto de ley que propone modificaciones será conocido en la Comisión de Asuntos Agropecuarios del Congreso durante los próximos días.
Entre las reformas, sobresalen tres que pretenden flexibilizar el acceso a créditos.
La primera sugiere que sea el Consejo Rector del Sistema el que establezca las tasas de interés, con base en las necesidades del mercado y no por la tasa básica pasiva en colones y Libor, en moneda extranjera como está estipulado actualmente. Esta reforma busca reducir el costo del préstamo que ofrece la banca.
“El consejo definirá las tasas de interés tomando en cuenta la inflación y otros indicadores económicos. Lo que queremos es que las normas financieras se adecuen a los créditos y a los deudores”, señaló Geovanny Castillo, director ejecutivo de Banca para el Desarrollo.
La segunda modificación está orientada a brindar un periodo de gracia a los productores para pagar sus deudas, esto con el fin de que la amortización comience hasta que el proyecto financiado esté en funcionamiento.
La última variante tiene que ver con la eliminación de las garantías hipotecarias y fiduciarias para acceder a un préstamo. En su lugar, los demandantes deberán demostrar que tienen un historial crediticio limpio y sin deudas para lograr el crédito.
Estas dos últimas variaciones forman parte de los parámetros de la supervisión diferenciada. La versión final está siendo evaluada por el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) y la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).
De confirmarse lo anterior, Bancrédito podría aumentar en ¢40 mil millones su capacidad de colocación de recursos de la Banca para el Desarrollo; pues por la ausencia de la “supervisión diferenciada”, debe guardar el equivalente a un 5% de su suficiencia patrimonial.
“Lo principal en estas reformas es que los bancos colocadores manejaremos estos recursos en cuentas separadas, que no se cuenten para la evaluación de los indicadores financieros de la entidad. Esto permitirá aumentar la cantidad de recursos para colocaciones”, afirmó Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito.
Además, la reforma incluye la posibilidad de que el Sistema de Banca para el Desarrollo pueda contratar empréstitos con entidades internacionales o bancos locales para tener la capacidad de financiar proyectos en el país, pues actualmente la legislación no lo contempla.

Natasha Cambronero y Daniel Chacón
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios