Logo La República

Lunes, 18 de marzo de 2019



BLOOMBERG


Banca europea encara restricciones

Redacción La República [email protected] | Martes 15 junio, 2010



Banca europea encara restricciones

Los bancos europeos que están en peligro de tener que hacer reducciones valorativas por la crisis de deuda soberana encaran restricciones de financiación que pueden deprimir las ganancias, limitar el crédito y poner en duda la recuperación económica de la región.
Los inversores están evitando los títulos valores bancarios por la inquietud de que se desplomará el valor de los bonos griegos, portugueses y españoles que tienen los prestamistas.
Las ventas de bonos de bancos se contrajeron en mayo a lo mínimo desde la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc. en 2008 según el rendimiento adicional que los compradores exigen para tener los títulos valores en vez de deuda gubernamental se disparó al máximo de este año.
Las firmas están renuentes a prestarse entre sí, y depositan fondos sin precedente en el Banco Central Europeo.
“Hay mucha desconfianza”, dijo Christoph Rieger, codirector de estrategia de renta fija de Commerzbank AG en Fráncfort. “Los bancos están negociando con el BCE en vez de hacerlo entre sí”.
El banco central está impidiendo una crisis al ofrecer a los bancos una financiación sin precedente. Al sustituir dinero a largo plazo con dinero del BCE de vencimiento más corto, los estrategas monetarios están dificultando la salida de los bancos del sistema de soporte artificial como también de la financiación a corto plazo a la que los reguladores atribuyen la crisis crediticia.
El costo de asegurar la deuda bancaria contra un impago subió a cerca de un récord la semana pasada.
Por otra parte, los colapsos monetarios suelen desencadenar una reanudación del crecimiento económico más que una declinación del producto interno bruto, según el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés).
Los colapsos monetarios se asocian con pérdidas permanentes de la producción de alrededor de 6% del PIB, en promedio, aunque la caída suele aparecer antes, dijo el domingo el BIS, con sede en Basilea, Suiza, en su revisión trimestral.
“Esto sugiere que podría no ser el colapso de la moneda lo que reduce la producción, sino los factores que condujeron a la depreciación”, escribió en el estudio Camilo E. Tovar. “Para obtener una comprensión plena de las consecuencias de los colapsos monetarios sobre la actividad económica es importante examinar con cuidado el círculo completo de acontecimientos que rodean al episodio”.
El efecto positivo de una moneda más débil sobre el PIB, incluido el hecho de abaratar los productos locales respecto de los bienes importados, puede pesar más que los efectos negativos, como el de elevar la inflación.

Nueva York