Enviar
Martes 21 Junio, 2011

Banca estatal y desarrollo

Hoy se cumplen 64 años de la nacionalización del sistema bancario costarricense, una acción que permitió un mayor impulso al desarrollo económico del país, una mayor solidaridad con los sectores sociales desaventajados, y un compromiso hacia la excelencia, con productos y servicios que han mejorado la calidad de vida de la sociedad costarricense.
A lo largo de la historia económica de Costa Rica, la banca estatal ha sido objeto de controversias, los defensores apoyando su papel relevante en el impulso al desarrollo económico, a través del financiamiento de importantes obras de infraestructura social y empresarial, y los detractores criticando sus márgenes de intermediación y eficiencia.
Fue la banca estatal la que otorgó los primeros financiamientos para la construcción de plantas eléctricas y del sistema de ferrocarril y red vial, dotando al país de servicios públicos básicos; la pionera en servicios de emisión de tarjetas de crédito y débito y en tecnología con la creación de autobanco, redes de cajeros automáticos y banca electrónica.
En la historia reciente, es la banca del Estado, a través de la figura del fideicomiso, la que ha financiado importantes obras de infraestructura, como plantas de generación de energía eléctrica y edificios públicos.
Mucho antes de que se hablara de Responsabilidad Social Corporativa, la banca estatal fue y sigue siendo solidaria con las causas sociales, aportando económicamente recursos al desarrollo de infraestructura de salud, cultura, deportiva y educativa; restaurando bibliotecas, escuelas, teatros; apoyando la participación de atletas en olimpiadas, la alfabetización digital y la conservación del ambiente. Un ejemplo reciente de la solidaridad de la banca estatal, en este caso del BCR con el pueblo costarricense, fue el aporte sustancial, en efectivo, que aportó esta institución a los damnificados del terremoto de Cinchona y de la Tormenta Thomas.
Como funcionario con más de 30 años de servicio en el sistema bancario nacional y como gerente general del Banco de Costa Rica, no me cabe la menor duda de que el aporte de la banca estatal a nuestro país, supera con creces a los de muchos otros sectores, incluyendo la banca privada. Esta aseveración quedó una vez más demostrada en la reciente crisis económica internacional, en la que la banca estatal nuevamente jugó un papel protagónico, al no abandonar a sus clientes, bajar los intereses, hacer arreglos de pagos, “colonizar” los créditos en dólares y seguir prestando servicios oportunos y de calidad.
Lo más destacable en estos momentos, especialmente para el BCR en este tramo de su historia, ha sido crear productos financieros que permitan adquirir una vivienda digna y establecer un negocio propio, sin que sea un privilegio de un grupo con alto poder económico, sino de todos o casi todos los ciudadanos, lo cual es un indiscutible avance en el modelo de desarrollo nacional.

Mario Rivera Turcios
Gerente general BCR