Enviar
Banano cierra positivo, pero reclama ayuda

Un aumento del 3% en el valor de las exportaciones, con respecto al año pasado, reportarán los bananeros al cierre de 2011.
A pesar de ello, quienes producen el banano de Costa Rica confirman su expectativa de recibir ayuda por parte del Gobierno, en lo que respecta al sistema cambiario vigente.
Al finalizar el año, el sector habrá concretado ventas por unos $768 millones, cifra superior a los $744 millones de 2010.
En términos de volumen, ello obedece a un incremento del 1% en el total de cajas exportadas, que pasaron de 101 millones en 2010, a 102 millones en el presente periodo.
Si bien la expectativa de producción no decayó gracias a la baja incidencia de fenómenos climáticos que afectan el cultivo, el final del año siempre mantiene la tensión entre los productores de la fruta, pues en esa época arrancan las lluvias en la zona bananera.
“En términos generales, no solo la prevención de parte de las fincas productoras, sino también el buen clima que hubo en la zona del Caribe se suma para permitirnos mirar con optimismo el próximo año”, afirmó Jorge Sauma, gerente general de la Corporación Bananera Nacional.
Los rendimientos promedio se han mantenido altos, gracias a las buenas prácticas en las fincas y a la excelencia de la producción, agregó Sauma.
A pesar del optimismo con que cierran el año, los analistas del sector bananero consideran oportuno llamar la atención sobre las contrariedades que deberán enfrentar en el próximo periodo.
El precio de los insumos, el costo de la mano de obra y sobre todo el tipo de cambio del dólar en la plaza local, figuran como probables lastres que deberán acarrear.
Por encima de los demás, sobresale el tipo de cambio, que a partir de la instauración del sistema de bandas cambiarias ha afectado a quienes exportan.
El diferencial cambiario juega una broma bastante pesada a los bananeros, dejándolos incluso con una pérdida específica por cada caja exportada.
A partir del principio de que deben efectuar pagos en colones revalorados con dólares devaluados, el déficit por ese rubro es de un 17%.
Esta situación podría ser responsable de que algunos de los pocos productores nacionales que quedan decidan salirse de la actividad.
“No solo nosotros estamos diciendo que hay que hacer algo, expertos como Eduardo Lizano y Alberto Dent han señalado que el sistema actual golpea directamente a quienes reciben dólares devaluados, para hacer frente a obligaciones en colones sobrevaluados”, indicó Sauma.
En Casa Presidencial hemos planteado opciones, como la declaración de capitales, para tratar de variar este comportamiento, pero aún no recibimos respuesta ante ellas, finalizó Sauma.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios