Balmaceda: contra viento y marea
Enviar
Pese a huelgas médicas y salida de Ministra de Salud
Balmaceda: contra viento y marea

Gestión de jerarca es defendida a capa y espada por presidenta Chinchilla

Dos huelgas médicas que dejaron como saldo miles de citas y cientos de cirugías perdidas, sumadas a la renuncia de María Luisa Avila como ministra de Salud, no fueron impedimento para que Ileana Balmaceda continúe este año como presidenta ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social.
Y es que el voto de confianza viene directamente desde el despacho presidencial en Zapote, donde cada vez que se cuestiona la gestión de la exinterventora del Hospital San Juan de Dios al frente del Seguro Social, la mandataria Laura Chinchilla sale en su defensa contra viento y marea.

“Ella es quizás la primera presidenta ejecutiva de la Caja que recuerda la historia de nuestro país que ha logrado plantarse ante las demandas de los huelguistas”, aseguró, antes de sus vacaciones de fin de año, Chinchilla.
Doña Ileana está enfrentando muchas de las consecuencias de decisiones del pasado y lo ha hecho con “gran entereza y responsabilidad”, agregó la mandataria.
Ese respaldo ha tenido repercusiones como la renuncia de quien fuera calificada en diversas encuestas de opinión como la mejor ministra de los últimos años, María Luisa Avila, quien decidió retomar sus labores como pediatra infectóloga en el Hospital Nacional de Niños.
La exministra Avila se fue molesta del gabinete, porque su intención de intervenir la Caja, después de que un informe elaborado por expertos de la Organización Panamericana de la Salud encendió la luz de alerta sobre la delicada situación financiera que atraviesa la Caja, fuera desatendida e ignorada.
La presidenta Chinchilla reconoció días después de que se hiciera pública la salida de Avila del gabinete, que esta se dio por diferencias de criterio con respecto al proceso que debía seguirse con la Caja y aunque reconoció que se trataba de una baja sensible, indicó que los cambios eran normales en cualquier equipo de trabajo.
Dos huelgas, una de médicos especialistas y otra de anestesiólogos, que terminaron convertidas en huelgas nacionales, sirvieron para que los galenos pidieran la salida de Balmaceda de la Caja, así como el cumplimiento de compromisos específicos, sin embargo, ambos escollos fueron sorteados por la jerarca.
El primer movimiento de protesta se presentó en junio anterior, cuando un grupo de 700 médicos exigieron la eliminación del contrato de aprendizaje que debían firmar los que cursaban una especialidad en la Universidad de Costa Rica.
En dicho documento, debían comprometerse a cancelar ¢32 millones si abandonaban sus estudios o no prestaban sus servicios en un hospital de la Caja durante nueve años, como pago a la institución por correr con los gastos por su formación en una especialidad.
Doce días de huelga y una negociación de 24 horas después, las autoridades de la Caja y de la Unión Médica Nacional llegaron a un acuerdo, donde el millonario pagaré fue sustituido por un fondo de garantía, mediante el aporte del 8% del salario base de los residentes.
Cinco meses más tarde, un grupo de 100 anestesiólogos se mostró molesto por el incumplimiento de un acuerdo firmado con la Caja en 2009, donde la institución se comprometió a brindar vacaciones profilácticas y un aumento salarial del 5% desde enero de 2011, algo que no se cumplió.
Lo que empezó siendo un reclamo de un sector específico, con el pasar de los días fue creciendo hasta convertirse en una huelga que alcanzó los principales hospitales nacionales y regionales.
Tras 15 días, los jerarcas de la Caja terminaron cediendo a las peticiones de los especialistas y restituyeron a dos médicos cesados y se comprometió a no tomar represalias en su contra. El saldo de esta segunda huelga fue de 2.917 cirugías y 20.801 citas suspendidas.
Así las cosas y a pesar de haber experimentado 16 cambios en su gabinete (mediante la renuncia o salida de ocho ministros, seis viceministros y dos presidentes ejecutivos) durante año y ocho meses de gobierno, Chinchilla mantiene su apoyo incondicional a Balmaceda, quien este año tiene el gran reto de sacar a flote la situación financiera de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Johnny Castro
[email protected]

Ver comentarios