Enviar
Banco Central mantendrá la reducción del índice entre los principales objetivos para 2008
Baja en inflación se mantendrá como meta

• Su tarea es fortalecer la tasa de interés como factor determinante de la política monetaria

Wilmer Murillo
[email protected]  

El Banco Central (BCCR) continuará durante 2008 en su transformación hacia un nuevo régimen monetario y la reducción de la inflación, como sus principales metas.
El instituto emisor adoptó en octubre de 2006 una de sus resoluciones más trascendentales, al sustituir el esquema de minidevaluaciones por un régimen de bandas cambiarias.
No obstante, es un sistema transitorio hacia una flexibilidad administrada, dijo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
Aunque el auditorio de Gutiérrez, constituido por banqueros, corredores de bolsa y empresarios, esperaba que comentara sobre las especulaciones de que pronto podría intervenir nuevamente para despegar el tipo de cambio del límite inferior de la banda, el funcionario únicamente indicó que el objetivo de las metas de inflación es un proceso relativamente largo y que no debería creerse que sus objetivos se alcanzarán en tres o seis meses.
En este sentido planteó que “la agenda del Banco el próximo año es la misma que la de 2007; lograr una inflación relativamente más baja y similar a la de las economías internacionales”, señaló.
En este proceso el tipo de cambio real deja de ser un objetivo y la competitividad deberá lograrse a través de factores reales, como mejoras portuarias y aeroportuarias, carreteras y desregulación, entre otros.
Para ello, el Banco Central tiene pendiente con carácter de urgencia la aprobación del Reglamento de Operaciones con Derivados Cambiarios y fortalecer el poder de señalización de la tasa de interés.
La clara intención del ente emisor de sumar a sus decisiones de política monetaria otras variables y no limitarse a los agregados monetarios será también parte del trabajo para fortalecer la tasa de interés como factor determinante de la política monetaria, señaló.
Tras 14 meses de aplicación del sistema de bandas, el jerarca realizó un balance de lo logrado hasta ahora.
En resumen se tiene una rápida apreciación nominal del colón, cotizaciones en el mercado mayorista (Monex) y minorista (ventanillas de diferentes bancos y financieras) en niveles iguales al piso de la banda y márgenes de intermediación (diferencia entre el precio de compra y el de venta) que se ubicaron en niveles similares a los históricos.
La inflación se vio impactada durante el año por shocks externos, como el aumento en los precios de los alimentos y el petróleo y la debilidad del dólar que al apreciar el colón hizo nugatorios los esfuerzos del banco, “pues recibimos más inflación importada por la depreciación nominal del dólar”.

Ver comentarios