Enviar
Banco Central valora revisión de tasas locales
Baja de intereses en EE.UU. afectaría economía local

• Bancos comerciales a la expectativa de decisiones del instituto emisor

Wilmer Murillo
Wmurillo@larepublica.net

La baja en las tasas de interés en Estados Unidos podría generar efectos en la economía costarricense.
La Reserva Federal redujo medio punto las tasas de referencia hasta un 4,75%, para impedir que Estados Unidos entre en una recesión tras la crisis del mercado de la vivienda y los créditos hipotecarios.
Lo que inició como una crisis del sector financiero estadounidense podría acentuar la contracción de la actividad económica en Estados Unidos. “Esto por supuesto tiene implicaciones para Costa Rica en áreas como la demanda por exportaciones”, dijo Andrés Víquez, analista del grupo Aldesa.
Cuando el consumidor norteamericano frena sus patrones de gasto, empieza a restringir las compras no esenciales entre las que figuran productos nacionales, añadió el experto.
Por otra parte la medida podría implicar una contracción de la liquidez internacional. La menor disponibilidad de recursos encarecería las tasas para el financiamiento en países como Costa Rica, altamente dependientes de la inversión extranjera directa.
La rebaja es la primera en cuatro años, y no se descarta otra baja más de un 0,25% en la próxima reunión de la FED. Esto podría obligar al Banco Central a valorar posibles medidas, una de ellas la revisión de las tasas de interés locales, apuntó Roy González, gerente general del Banco.
En la revisión de tasas, el Banco Central también podría considerar tomar en cuenta que actualmente los intereses están muy bajos, incluso las tasas reales son negativas, y que reducciones adicionales pueden incentivar el consumo y presionar los precios (inflación).
La banca está a la expectativa del próximo movimiento del Central que será una decisión difícil. “Si no mueve los tipos de interés es posible que venga mucha liquidez del exterior, pero si los baja hará más negativa la retribución por el ahorro”, dijo William Hayden, gerente del Banco Nacional de Costa Rica.
De bajar más los intereses aumentaría la demanda de crédito y las metas de inflación se le podrían salir de las manos a la autoridad monetaria.
“Los bancos estamos a la expectativa y dependiendo de lo que haga el Central tomaríamos las medidas oportunas, agregó Hayden.
En ese sentido la medida también podría significar presiones cambiarias que evitarían pensar en una devaluación cero como la ocurrida hasta ahora. Esto abre las puertas a un ajuste en las tasas de interés en colones a juicio de los analistas.
Este margen es estrecho porque la devaluación es casi nula, pero es algo que podría revertirse si se profundiza la contracción de los medios de pagos en el mercado financiero y la economía de Estados Unidos.
Lo que más preocupa, aparte de las implicaciones para el país, es lo que se encuentra detrás de la decisión de la FED.
Si bien es cierto que denota una preocupación por el crecimiento económico de Estados Unidos, la Reserva Federal se refirió en la minuta a que los riesgos o peligros inflacionarios no han desaparecido por completo. Materias primas como el petróleo mantienen latente el riesgo.
“Las implicaciones se harán sentir sobre los sectores real y financiero”, explicó Alberto Franco, economista consultor de Ecoanálisis.
Así por ejemplo, en el sector real las menores tasas de interés estimularán el consumo y la inversión estadounidense y eso influirá sobre las exportaciones de bienes y servicios costarricenses y sobre el volumen de la inversión extranjera estadounidense en nuestro país.
En el sector financiero las menores tasas de interés por sí solas podrían estimular un mayor flujo de inversión financiera hacia Costa Rica
Quienes tienen deudas en dólares vinculadas a la tasa preferencial "prime" de Estados Unidos podrían ver una rebaja en la tasa de interés sobre dichos prestamos, indicó Franco.
La firma Aldesa, en su comentario financiero de ayer, planteó mientras tanto que un aumento en el flujo de entrada de capitales, podría generar presiones hacia la baja en las tasas y un incremento en el estado superavitario del mercado cambiario.
Coincidió que estos dos acontecimientos desencadenarían presiones hacia el alza en los precios, en el primer caso mediante el repunte del gasto y en el segundo por la mayor emisión, dado al compromiso del Banco Central en defender la banda inferior.
En todo caso los analistas aconsejan como imperativo a los inversionistas, monitorear lo que está ocurriendo y consultar con asesores de inversión las condiciones que se vayan presentando.

Ver comentarios