Baja inflación en Brasil abriría puerta a más flexibilización
Enviar

El banco central de Brasil reiteró que la baja inflación puede crear espacio para extender su más agresivo ciclo de flexibilización en una década.

En la minuta de la reunión del 6 y 7 de febrero, los encargados de política repitieron el lenguaje de que los precios al consumidor, así como la recuperación interna y los cambios en el escenario económico global, serán clave a la hora de decidir sobre los costos de endeudamiento en su próxima reunión de marzo.

La semana pasada el banco central votó por reducir la tasa Selic en 25 puntos base, lo que sitúa a la tasa de interés referencial de Brasil en un mínimo histórico del 6,75%.

"Por un lado, la continuidad del ambiente con una inflación subyacente en niveles cómodos o bajos, con un mayor riesgo de su diseminación, daría lugar a tal relajación adicional", escribieron los encargados de política en la minuta. "Por otro lado, la evolución de la economía en línea con el escenario base del Copom, la recuperación más consistente de la actividad económica y un empeoramiento de las perspectivas mundiales favorecerían la interrupción del proceso de flexibilización".

Desde la reunión, las cifras publicadas por la agencia nacional de estadísticas mostraron que la inflación de enero se situó por debajo de todas las expectativas, lo que elevó las apuestas de una 12ª reducción consecutiva en el costo de endeudamiento. La noticia llevó a los economistas en una encuesta del Banco Central a reducir su pronóstico para la inflación anual de 2018 a solo 3,84%, muy por debajo de la meta oficial de 4,5%.



Ver comentarios