Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



GLOBAL


Bachelet vuelve a la presidencia

EFE | Lunes 16 diciembre, 2013



Bachelet vuelve a la presidencia

Para Michelle Bachelet, la legitimidad no depende de cuánta gente vote. La segunda vuelta electoral en Chile se caracterizó por una escasa participación en las urnas. EFE/La República

Michelle Bachelet se convirtió ayer en la primera mujer que es reelegida presidenta de Chile, tras vencer en la segunda vuelta de los comicios a la candidata de la derecha, Evelyn Matthei, quien reconoció, entre lágrimas, el triunfo de su contendiente.
Bachelet obtuvo un resultado de 62,20%, frente al 37,79% de Evelyn Matthei, con el 98,16% de las 41.349 mesas escrutadas, al cierre de edición.
"Voy a llamarla para felicitarla y para desearle el mayor éxito en su Gobierno. Mi deseo más profundo y honesto es que le vaya muy bien. Nadie que ame realmente a Chile puede querer lo contrario", afirmó la derechista Matthei al dirigirse a sus partidarios.
La segunda vuelta de los comicios presidenciales de Chile se caracterizaron por una lenta y escasa participación, en una calurosa jornada que transcurrió con tranquilidad, pese a incidentes aislados.
En la jornada se enfrentaron por el sillón de La Moneda la expresidenta Michelle Bachelet, candidata de la opositora Nueva Mayoría y que en noviembre obtuvo el 46,7% de los votos, y la oficialista Evelyn Matthei, que alcanzó aquella vez el 25% de los sufragios.
En la primera ronda electoral votaron 6,7 millones de chilenos, en un padrón de 13,5 millones y los analistas han previsto para la jornada de hoy que los votantes podrían descender a unos seis millones, señalando como causas principales el voto voluntario y el amplio favoritismo de Bachelet en las encuestas.
En ese contexto, diversas personalidades se pronunciaron por revisar el voto voluntario para volver al sistema obligatorio, entre ellos los expresidentes Patricio Aylwin y Ricardo Lagos.
"No me agrada, aparta a la gente de sus deberes cívicos", comentó Aylwin, de 95 años, en el momento de emitir su voto, mientras Lagos, que en primera instancia favoreció el actual sistema, comentó: "lo pensé, lo medité y me di cuenta de que fue un error".
También defendieron el regreso al voto obligatorio la exdirigente estudiantil y diputada electa Camila Vallejo y el senador Ignacio Walker, presidente de la Democracia Cristiana, partido mayoritario del pacto Nueva Mayoría, que apoya a Bachelet.
Más allá del debate abierto en torno a la abstención, la jornada electoral se desarrolló en general con tranquilidad.
En uno de los escasos incidentes, cuatro personas fueron detenidas por la policía tras escupir una de ellas al exministro de Economía Pablo Longueira, que salía del local tras emitir su voto.
Longueira, histórico dirigente de la Unión Demócrata Independiente (UDI), ganó el pasado 30 de junio las primarias de la derecha para elegir su candidato presidencial, pero debió abandonar su intención a causa de una depresión, lo que abrió paso a la candidatura de Evelyn Matthei.
Diez minutos después del incidente de Longueira llegó Matthei a votar en el mismo local, en el centro de Santiago.
Tras sufragar y mientras hacía declaraciones a los periodistas, Matthei fue interrumpida por un grupo de personas que se manifestaban contra la expropiación de unos terrenos para construir una planta cervecera en la localidad de Paine, a 40 kilómetros al sur de Santiago.
La candidata derechista mantuvo la calma, agradeció la labor de su equipo de campaña y llamó a la gente a concurrir a las urnas: "Es importante que las personas que quieren un buen país salgan a votar. Los ciudadanos tenemos derechos, pero votar es también un deber", dijo y se manifestó optimista sobre el resultado de los comicios.
En tanto, en el sector santiaguino de La Reina, Bachelet subrayó después de votar que la legitimidad de un triunfo electoral la dan los votos obtenidos, independiente de la mayor o menos participación de la gente.
"En democracia gana el que tiene más votos. La legitimidad no depende de cuánta gente vaya a votar", subrayó la exmandataria, para quien lo relevante es que las personas den con su voto "una clara expresión del Chile en el que quieren seguir viviendo" y defendió el programa con el que quiere gobernar.
"Desde el escepticismo no se pueden hacer los cambios que necesitamos", afirmó, al tiempo que rechazó los incidentes que afectaron a Longueira y Matthei: "El espíritu de la democracia se basa en el respeto a todas las opiniones", sentenció.
El actual presidente chileno, Sebastián Piñera, manifestó en tanto un compromiso de colaboración con la candidata que sea elegida, subrayando que "la futura presidenta va tener siempre una actitud leal de nuestra parte para colaborar en la construcción del país que necesitamos".

Santiago de Chile - EFE