Enviar
Ayudas siguen sin llegar a Haití
Se cumple un año del sismo con pocos resultados e inciertas expectativas

Haití y el mundo recuerdan hoy el terremoto de 7,3 grados en la escala Richter que dejó en ruinas a Puerto Príncipe, la capital haitiana y otras poblaciones de la nación caribeña, a la que la comunidad internacional prometió ayuda que un año después de la tragedia sigue sin llegar.
Horas después del sismo que acabó con la vida de al menos 200 mil personas y envió a más de millón y medio a vivir en refugios, organismos internacionales y naciones de diversas partes del mundo comenzaron a ofrecer todo tipo de ayuda para los millones de damnificados.
Pero a 12 meses de la tragedia ocasionada por la naturaleza, pocos problemas han sido superados en Haití a través de la ayuda del mundo. Ni uno solo de los damnificados ha sido reubicado en las viviendas prometidas y los proyectos de desarrollo anunciados siguen pendientes.
Las carpas levantadas en espacios abiertos se han convertido en un peligro para sus habitantes, sobre todo para las mujeres, debido a las constantes violaciones sexuales que se cometen de forma impune a toda hora del día y más de la noche.
En algunos puntos de la nación, estudiantes mexicanos han levantado viviendas de emergencia, llamadas “un techo para mi país”, pero faltan los recursos para llevar a cabo proyectos de esa magnitud.
A los haitianos el mundo prometió $10.500 millones para ser entregados en tres años. De esa cifra ni el 10% ha llegado a la nación caribeña que comparte la isla La Española con República Dominicana, primera nación en ofrecer su ayuda al pueblo haitiano.
Ni siquiera los escombros dejados por el terrible temblor han sido recogidos con la prontitud debida en la capital haitiana. A mediados de año sólo Australia, Brasil, Estonia y Noruega habían entregado debidamente las ayudas prometidas.
El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton atribuyó la situación de incumplimiento a la recesión económica que afectaba al mundo.
Entre las contribuciones prometidas están las realizadas por la Unión Europea, los Estados Unidos, Canadá y otras naciones del mundo. Se estima que en 18 meses Haití tiene que recibir $5.300 millones, y se llegaría a $10.500 millones en los tres años siguientes, según las conclusiones de la Cumbre por Haití realizada en abril pasado en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.
En esa cumbre promovida por el presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, participaron representantes de 140 países.
Además del desastre natural del 12 de enero pasado, en 2010 se sumaron los problemas generados por el cólera y la crisis política surgida de los comicios del 28 de noviembre pasado.
Con el cólera la nación haitiana parece estar sumergida en un pantano, ya que desde octubre pasado cuando apareció la enfermedad, más de 3.500 personas han fallecido por la epidemia.
Sin la voluntad de las grandes naciones esta emprobrecida nación cuenta con pocas esperanzas para solucionar el estado de indigencia que enfrenta.
Haití, el país más pobre de América, ha visto agravarse, a causa de la catástrofe, el elevado índice de desempleo, que era superior al 70%.
La reconstrucción de Haití podría durar hasta tres décadas tras el terremoto que asoló el país hace un año, vaticinó la embajadora haitiana en España, Yolette Azor-Charles, quien también urgió a la comunidad internacional a “agilizar” la llegada de los fondos de ayuda comprometidos para esa tarea.


Puerto Príncipe
EFE y Xinhua



Ver comentarios