Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Ayudas costosas

Alfredo Puerta [email protected] | Lunes 31 octubre, 2011




Ayudas costosas

Los mercados financieros reaccionaron positivamente la semana pasada, ante la decisión de los países europeos de ayudar a aquellas economías de la zona euro con problemas, específicamente la de Grecia.
Pero la gran consecuencia de esto se ha profundizado en el sistema financiero particularmente en los sectores bancario y asegurador que en el ámbito internacional se han vuelto excesivamente exigentes, aplicando los llamados “covenants” o restricciones de manera mucho más rigurosa.
Varias empresas han comentado públicamente lo difícil que les está costando tener acceso a facilidades crediticias o coberturas de seguros, debido a que la delicada situación financiera de algunas de estas instituciones no les permite asumir los mismos niveles de riesgo del pasado.
Lo más llamativo de esto es que en el mercado hay un cierto exceso de liquidez, ya que no todos los inversionistas están convencidos en colocar sus fondos, ni mucho menos en perderlos, lo que ha generado una tendencia hacia el efectivo fuera del sistema que en algunos casos puede ser perversa.
Esta situación es notable en algunos países latinoamericanos donde el tipo de cambio se mantiene bajo (por ejemplo en comparación con el dólar estadounidense), pero los depósitos en el sistema financiero no se han incrementado considerablemente, lo que deja en evidencia que hay muchos más dólares que se negocian en las llamadas operaciones “off the counter”.
Lo anterior, si bien afecta al sistema bancario no es del todo nocivo, ya que si bien la banca necesita los depósitos del público, no es capaz de contenerlos todos, mucho menos remunerándolos con un interés.
Esta situación explica de por sí por qué los intereses que hoy en día paga la banca sean tan bajos, pero por otra parte también es un indicio de la disminución de oportunidades de intercambio en la economía y por ende de su crecimiento.
Es de esperarse entonces que bajo este escenario, la banca sea mucho más selectiva y restrictiva, ya que de lo contrario, puede verse envuelta en mayores dificultades y en riesgos más elevados.
Lo expuesto anteriormente, nos permite inferir que mientras las economías se ajustan y en la medida que se mantengan los gobiernos inyectando recursos a los mercados, la situación de inestabilidad en el mercado se mantendrá y por ende al sistema financiero no le quedará otro remedio que mantenerse en la misma actitud restrictiva.
Es obvio que el costo de la ayuda a las economías no ha sido alto para los gobiernos y empresas, sino también para las personas.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter: @alfredopuerta