Ayuda internacional sería ordenada
Enviar
Mideplan tendría la potestad exclusiva para manejar las donaciones foráneas
Ayuda internacional sería ordenada

• En los últimos 18 años la cooperación no reembolsable en el país ha disminuido en un 17,6%, mientras que la reducción promedio mundial es del 5,3%
• Gobierno busca establecimiento de una agencia nacional que se encargue de las ayudas externas

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Como es típico en Costa Rica, después de un incidente o escándalo el Gobierno empieza a gestionar políticas, proyectos y decretos para apaciguar los enaltecidos ánimos y si se puede, remendar las causas de lo sucedido.
La más reciente polémica desatada por los usos dados a los fondos del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a la Presidencia y una de las últimas donaciones de Taiwán al Ministerio de Vivienda, no escapan de esa costumbre.

A raíz de lo sucedido el Gobierno lanza un nuevo intento por ordenar la ya carente y para muchos despilfarrada cooperación internacional.
En las próximas semanas la Presidencia emitirá un decreto que a su vez reglamentará otro decreto firmado el año anterior, relativo a otorgarle todas las responsabilidades sobre la ayuda extranjera al Ministerio de Planificación.
El año anterior, Kevin Casas, vicepresidente y ministro de Planificación, elaboró y promovió dicho decreto, que recoge lo estipulado en el artículo 11 de la Ley de Planificación Nacional.
“Corresponde al Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplan), formular, negociar, coordinar, aprobar y evaluar los programas de asistencia técnica, teniendo en cuenta los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo…”, señala el artículo.
“Nos parece importante reglamentar en este momento este artículo, porque es fundamental mantener actualizada y transparente la información sobre la cooperación internacional”, argumentó Roberto Gallardo, actual ministro de Planificación.
De este modo las solicitudes de asistencia técnica serán transmitidas por el Mideplan al Ministerio de Relaciones Exteriores, en donde la Dirección de Cooperación Internacional se encargará de establecer su congruencia con la política exterior del país, y las presentará oportunamente a los gobiernos y organismos internacionales que colaboran con Costa Rica.
LA REPUBLICA trató de consignar la posición de la Dirección de Cooperación de la Cancillería, sin embargo no fue posible.
Esta no es la primera vez que se trata de ordenar la cooperación internacional que percibe Costa Rica.
El ministro Casas había elaborado una agenda de cooperación internacional en la que se les presentaban las necesidades del país a los organismos cooperantes para evitar la duplicidad de esfuerzos y ejercer una mayor fiscalización.
A la fecha el Mideplan no ha emitido los resultados de tal trabajo.
“Este decreto será el primer paso para el ordenamiento de la cooperación, que eventualmente debería llegar al establecimiento de una agencia nacional de cooperación”, asintió Roberto Gallardo, para quien hasta el momento “no ha habido ningún mal uso” de las donaciones internacionales.
Sin embargo con ello no coinciden algunos analistas.
“Claro que ha habido malos usos, el gastar $1,5 millones en asesorías en vez de destinarlos a la erradicación de tugurios dice que no hay ningún tipo de control, la ayuda extranjera no puede ir directamente a los ministerios que benefician, deben pasar por filtros y establecerse algún tipo de fiscalización”, refutó Carlos Jiménez, analista.


Ver comentarios