Logo La República

Miércoles, 20 de marzo de 2019



NACIONALES


Avila molesta por llamado de diputados

Redacción La República [email protected] | Viernes 04 junio, 2010



Ministra de Salud está dispuesta a rendir cuentas pero considera que es un intento por desviar la atención
Avila molesta por llamado de diputados
Marco Vargas, ministro de la Presidencia, ve normal la interpelación a tres ministros

El acuerdo al que llegaron los diputados para llamarla a rendir cuentas por el supuesto desabastecimiento de leche para los centros estatales de cuido infantil (CEN-CINAI), no le cayó bien a María Luisa Avila, ministra de Salud.
Aunque se presentará puntualmente a la Asamblea Legislativa para responder cada una de las inquietudes de los legisladores, la jerarca no duda en manifestar que se trata de una acción encaminada a limpiar la imagen de los diputados tras los intentos fallidos de incrementarse el salario en un 72%.
El llamado de los legisladores no le molesta, ni menos le preocupa, pero sí la sacó de sus casillas el motivo por el cual ha sido convocada, ya que asegura haber actuado adecuadamente sobre los CEN-CINAI, comentó Avila.
“No tengo ningún problema en presentarme al Congreso cuando soy interpelada. Sin embargo, tengo que decir lo que pienso. A mí me parece que se trata de un burdo intento de los diputados por desviar la atención pública después de los hechos vergonzosos de las últimas semanas”, dijo Avila.
Esta será la segunda ocasión en que la Ministra se presente al Parlamento a rendir cuentas sobre su gestión, pues durante sus primeros cuatro años en el cargo en la anterior administración visitó Cuesta de Moras para contestar las preguntas sobre el reglamento de permisos sanitarios de funcionamiento.
El martes y con el apoyo de congresistas de la bancada oficialista, el Parlamento acordó llamar a los ministros René Castro, de Relaciones Exteriores; Francisco Jiménez, de Obras Públicas y Transportes, y a Avila, para que rindan cuentas ante problemas denunciados en las instituciones que dirigen.
En el caso de Avila, los legisladores le cuestionan el desabastecimiento de leche en polvo que se produjo, lo que afectó el suministro de este alimento para unos 135 mil niños.
“Nosotros iniciamos un proceso de contratación administrativa en noviembre anterior y hasta la fecha, la Contraloría no ha respondido todavía. Se trata de una contratación por más de ¢3 mil millones que cubrirá los cuatro años, por lo que se debe ser cuidadoso”, manifestó Avila.
En el caso del Ministro de Relaciones Exteriores, el reclamo está relacionado con el supuesto autonombramiento de Bruno Stagno, ex canciller de la República, como embajador del país ante la Organización de las Naciones Unidas.
Mientras que Jiménez deberá responder a los cuestionamientos de los congresistas sobre las medidas tomadas por el Estado para eliminar los riesgos y vulnerabilidades que presenta la carretera San José Caldera.
Sobre los cuestionamientos que pesan sobre sus espaldas, tanto Castro como Jiménez aseguraron estar anuentes a rendir cuentas cuando los diputados lo dispongan.
Por otra parte, el que la Asamblea legislativa haya decidido llamar a cuentas a tres ministros durante el primer mes de gobierno es visto como algo normal por Marco Vargas, ministro de la Presidencia.
“Nosotros vemos muy natural que llamen a los ministros a rendir cuentas, ya que desde la campaña electoral, la Presidenta ofreció un diálogo fluido y abierto. Aquí no hay distanciamiento entre Ejecutivo y Legislativo, creo que es un espacio idóneo para hablar con los diputados sobre problemas del país y proyectos de ley urgentes, es algo positivo”, manifestó Vargas.

Esteban Arrieta
[email protected]