Enviar
Con esos recursos se podrían construir dos terminales como la que se concesionará en el aeropuerto de Liberia
Aviación Civil guarda $38,4 millones

• Superávit es consecuencia de pobre ejecución del presupuesto en años atrás, dice jerarca de institución
• Dinero que percibe Aviación Civil proviene de la operación de los aeropuertos estatales y de Alterra

Danny Canales
[email protected]

La Dirección General de Aviación Civil (DGAC) tiene guardados $38,4 millones en la Tesorería Nacional, en momentos en que el país demanda una fuerte inversión para mejorar la condición de los aeropuertos.
Por ejemplo, esos recursos suman el doble de los fondos que se necesitan para construir la terminal de pasajeros en el aeropuerto Daniel Oduber, según las propias estimaciones del Gobierno, que a pesar de ello planea darlo en concesión durante este año.
La figura de concesión fue concebida en su momento como la mejor alternativa que tenía el Estado para realizar las obras de infraestructura que ayuden a mejorar la competitividad, ante la falta de recursos.
Aviación Civil reconoció la existencia del superávit en la propuesta de ajuste tarifario para el aeropuerto Juan Santamaría que presentó el año pasado ante la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).
En ese documento, archivado bajo el expediente ET-72-2007, la DGAC estableció que los recursos los tiene “en efectivo en cajas y bancos”.
En Aviación Civil justificaron el superávit en la deficiente ejecución de los presupuestos en años anteriores debido a lo engorroso del sistema.
“Somos muy malos en ejecución. No es fácil gastarlos (los recursos). El proceso de contratación del Estado no es fácil. La Contraloría no siempre refrenda. El mismo Estado se ha empantanado”, dijo Jorge Fernández, jerarca de la DGAC.
No obstante, el funcionario resaltó que esa situación se mejoró el año anterior, cuando se logró invertir el 94% de los fondos que les asignaron, lo cual calificó de “ejecución histórica”.
Los recursos que percibe Aviación Civil provienen de la operación de todos los aeropuertos estatales. Además Alterra le asigna un 35,1% de las ganancias que genera el Juan Santamaría.
El principal uso que se da a esos recursos es para mejorar y ampliar los aeropuertos. Sin embargo, cada año crecen las quejas de las aerolíneas sobre el mal estado de las terminales aéreas.
Actualmente el aeropuerto que requiere mayor inversión es el Daniel Oduber, de Liberia, pues no ofrece las condiciones mínimas a los turistas como ventilación, sillas donde esperar los vuelos o puentes de abordaje que los protejan del sol o la lluvia.
La solución que promueve el Ministerio de Obras Públicas y Transportes es dar a la empresa privada la construcción y operación de la nueva terminal por un plazo no menor de 20 años.
El plan comprende la construcción de una terminal de dos pisos que ofrezca espacio para 1.500 visitantes, así como espacios comerciales, baños y áreas de comidas y productos varios.
Las estimaciones realizadas por el Poder Ejecutivo apuntan a que la terminal costaría unos $18 millones y tendría una vida útil de cinco años. El inicio de operaciones estaría para finales del próximo año.
Es decir que con el dinero que tiene guardado Aviación Civil, alcanzaría para construir dos edificios terminales en el aeropuerto de Liberia, con el doble de la capacidad y vida útil del que se pretende dar en concesión.
Este superávit serviría también para la financiar gran parte de la primera fase del aeropuerto Juan Santamaría y así concluir el proyecto, que suma tres años y medio de atraso.
Los bancos acreedores estimaron que para construir el edificio terminal, la pista de rodaje y la ampliación de las salas de espera se requieren unos $48 millones.
En ese caso, el Estado solo tendría que aportar $10 millones —adicionales a los $38 millones del superávit— para completar los trabajos en el Juan Santamaría.
No obstante, en Aviación Civil adelantaron que esos recursos se emplearán para mejorar las condiciones de los aeropuertos locales y descartan emplearlos en la concesión de Liberia o en el Juan Santamaría.
Parte del uso que se dará al superávit será en infraestructura y compra de equipo para los aeropuertos, además de realizar el plan maestro para la construcción del nuevo campo aéreo en la zona sur, anunció Fernández.



Ver comentarios