Enviar
Aviación brasileña entra en turbulencias

Río de Janeiro
EFE

La aerolínea brasileña de carga VarigLog inició el martes los despidos de 962 trabajadores, anunciaron sindicatos, en una nueva evidencia de una crisis de rentabilidad en la aviación comercial brasileña a causa del alza de los combustibles.
“La crisis tiende a agravarse en todas las compañías aéreas por causa del alto costo del barril de petróleo, que tiene un impacto muy grande en el costo operacional”, dijo a Efe el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de Transportes Aéreos, Uebio José da Silva.
“La situación puede complicarse todavía más, esa crisis puede agravarse y tener un reflejo muy grande en las tarifas. Creo que quien va a pagar son los usuarios y los trabajadores”, agregó.
VarigLog por su parte no ofreció detalles a la prensa.
A contramano con la tendencia de la economía local, las principales aerolíneas brasileñas parecen haber entrado en una turbulencia, con caída de sus ganancias, recorte de rutas y despidos masivos.
VarigLog es la principal empresa aérea de carga de Brasil. Era una subsidiaria de Varig, la otrora dueña absoluta de los cielos brasileños cuya quiebra se arrastró durante varios años hasta mediados de 2006, cuando fue vendida por fracciones.
La empresa fue adquirida por el fondo estadounidense Matlin Patterson y socios brasileños que también habían comprado la marca, las rutas y los puestos en los aeropuertos de Varig, hoy una filial de GOL.
Da Silva explicó que los despidos comenzaron el lunes y que VarigLog argumentó que tenía que reducir su personal porque solo le quedaban tres aviones y el promedio mundial en el sector es contar con 100 trabajadores por cada aeronave.
Fueron despedidos
850 administrativos y 112 sobrecargos.
“Lo peor es que VarigLog no tiene capital suficiente para pagar los retiros de personal”, y ya ha atrasado los pagos de salarios, afirmó.
El cielo nublado parece estar afectando por igual también a las dos grandes del país TAM y GOL y a las pequeñas como OceanAir, del mismo grupo controlador de la colombiana Avianca.
El martes TAM, la más importante de Brasil, reportó un beneficio neto de apenas 2,55 millones de reales (unos $1,53 millones) en el primer trimestre pasado, 95% menos que el beneficio de 59 millones de reales (unos $35,5 millones) del primer trimestre de 2007.
TAM es la líder del mercado nacional brasileño con 47% de participación y de lejos domina el segmento internacional, donde controla siete de cada 10 vuelos con bandera brasileña.
Su resultado va en línea con el de su rival GOL en el duopolio brasileño.
El 30 de abril pasado GOL reportó una pérdida neta de 74 millones de reales (unos $44,3 millones) en el primer trimestre de 2008, contra ganancias por 91,6 millones de reales (unos $54,8 millones) en igual período de 2007.
Las malas noticias han llovido en el sector esta semana, cuando OceanAir, una pequeña aerolínea que apenas llegó a concentrar menos del 5% del mercado anunció el despido de 600 trabajadores que se sumarán a los 200 en
viados a la calle hace un mes.
OceanAir pretendía crecer después de adquirir a finales de 2007 lo que restó de BRA, otra aerolínea regional que sucumbió a la crisis.
En su esfuerzos por reducir costos, OceanAir canceló además su frecuencia para México y abortó un plan de volar a Angola, redujo sus rutas dentro de Brasil desde 37 a 25 y se ha quedado con solo 1.100 trabajadores.
OceanAir pertenece al Grupo Synergy, del inversionista internacional German Efromovitch, quien tiene intereses diversos en Brasil, Bolivia y Colombia.
Hace apenas un mes la empresa había anunciado su interés en integrar aún más OceanAir y Avianca, que domina la mitad del mercado colombiano.
El objetivo era aumentar los vuelos entre los países de América del Sur con vuelos regionales a partir de Avianca, según dijo oportunamente el director financiero del grupo, Raúl Campos, a medios brasileños.
“La creciente alza del petróleo en el mercado mundial y la necesidad de mayor eficiencia operativa y de costos obligan a OceanAir a adecuarse al nuevo escenario”, dijo la empresa.
Cuando anunció sus pérdidas, en buena parte provocadas por las operaciones de Varig, GOL las atribuyó al fuerte aumento de 78% en sus costos de operación, provocados por el incremento del precio de los combustibles, que saltaron 83,8%.
Ver comentarios