Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 26 Noviembre, 2012

Durante la década de los años ochenta del siglo pasado la tasa de homicidios dolosos por 100 mil habitantes se mantuvo entre 3,5 y 4,4. Ya para 2008 nos hallábamos con 11,7 homicidios dolosos por cada cien mil habitantes



DISYUNTIVAS

Avance en seguridad ciudadana en 2011

Poco se ha destacado el avance logrado en 2011 en la lucha contra la delincuencia. Creo necesario hacerlo para fortalecer los programas preventivos que han venido logrando este objetivo, a fin de que se mantengan los esfuerzos y lo obtenido el año anterior se siga profundizando año con año a fin de, al menos, volver a los niveles de inicio de este siglo.
Vale la pena revisar los hechos.
Durante la década de los años ochenta del siglo pasado la tasa de homicidios dolosos por 100 mil habitantes se mantuvo entre 3,5 y 4,4 terminado en 1989 en 3,9. Esa era una tasa baja similar a las de Europa, Asia y Oceanía. Pero ya en la última década de ese siglo se pasa de 4,6 en 1990 a 6,4 en 1999. Ese último año se revirtió la tendencia e inicia un leve descenso de los homicidios para llegar a 6,3 en 2002.
Después de este aumento de los homicidios que nos mantenían internacionalmente en un nivel cercano al promedio mundial de incidencia de homicidios, ya para 2008, solo seis años después, la situación había cambiado tan drásticamente que nos hallábamos con 11,7 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes. Esta cifra está por encima del 10% que la Organización Mundial de la Salud considera como una epidemia. Y el problema siguió aumentando hasta llevarnos en 2010 a 12,4, prácticamente duplicando esa tasa en ocho años.
En efecto el crecimiento de los homicidios es de tal magnitud que en el área que incluye desde México hasta Panamá ambos inclusive, entre 2002 y 2008 Costa Rica tuvo la más alta tasa de crecimiento de esa incidencia de homicidios con respecto a la población, creciendo anualmente a razón de un 10,9% por año, esto es casi tres veces más que el crecimiento promedio de la tasa de homicidios regional.
Es más, a pesar del muy alto crecimiento de los homicidios entre 2008 y 2010 en El Salvador, Honduras y México, para el periodo 2002 a 2010 Costa Rica conserva ese doloroso primer lugar en el aumento de la tasa de homicidios.
El aumento de los problemas criminales y delictivos se confirma cuando se revisan para nuestro país los índices respectivos para esta última década. Los delitos considerados dentro de la criminalidad son los que afectan la vida o la integridad de las personas como homicidio doloso, tentativa de homicidio doloso, violación, abuso sexual, secuestro extorsivo, tentativa de violación, tráfico de menores y mujeres, rapto y relación sexual con menor de edad.
La tasa de delincuencia refleja los delitos que provocan un perjuicio económico a sus víctimas: robos, hurtos, estafas, extorsión, proxenetismo, tráfico y venta de droga y lavado de dinero. Ambas se miden en relación a cada 100 mil habitantes.
Esas tasas crecieron la primera de 99 a 182, y la de delincuencia de 732 a 1632 de 2002 a 2010.
Pero si vemos el año 2011 encontramos una situación en la cual las tres tasas de homicidio, criminalidad y delincuencia caen por primera vez en este siglo. Esta es muy buena noticia.
Indices de homicidio, criminalidad y delincuencia, base 100 año 2000
Si comparamos la disminución de las tasas de homicidio y delincuencia a principios de siglo con la reducción de las tres tasas el año pasado, encontramos que en ambos son periodos que se da un aumento de la policía preventiva y del encarcelamiento.