Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Autos de lujo de segunda ayudan a BMW, Mercedes y Lexus

| Lunes 21 septiembre, 2009



Autos de lujo de segunda ayudan a BMW, Mercedes y Lexus

Michigan -- BMW y la división Lexus de Toyota Motor Corp., que lidian con una segunda caída anual en las ventas de automóviles de lujo en Estados Unidos, están tratado de retener la lealtad a la marca promoviendo los modelos usados.
Lexus, la división Mercedes-Benz de Daimler AG y Bayerische Motoren Werke AG están alentando a compradores golpeados por la recesión a ahorrar dinero con vehículos renovados tras el vencimiento de sus arrendamientos de largo plazo. Con márgenes cercanos a los de los autos nuevos, estas ventas también ayudan a apuntalar las ganancias de las concesionarias.
“Uno recibe un auto por 60 centavos por dólar comparado con uno nuevo y con solo un décimo de vida útil usada”, dijo Wayne Youngblood, gerente general de Bavarian Motor Village, con concesionarias de BMW en Shelby Township y Eastpointe, estado de Michigan. “Es buen negocio para el cliente y para la concesionaria, y está aflorando en estos tiempos de bajón”.
Las ventas en Estados Unidos de los llamados automóviles de lujo certificados de segunda mano aumentaron 4,7% este año hasta agosto, a contracorriente de la caída de 31% para modelos de lujo nuevos, según la firma de investigación Autodata Corp. Las ventas de autos usados certificados de BMW, Lexus y Mercedes treparon 14%.
Al apoyar estos negocios, los fabricantes de automóviles de lujo ayudan a impulsar el tráfico en las concesionarias sin poner en riesgo su estatus de alta categoría apelando a reembolsos para estimular las ventas de autos nuevos.
“Realmente vale la pena, comparado con la compra de uno nuevo”, dijo Chuck Wolf, de 67 años, dueño de una compañía de mercadeo en Atlanta. “Funciona de maravilla. Les he dicho a mis amigos acerca de esto. Uno compra un auto nuevo y se deprecia apenas sale de la concesionaria”.
Wolf dijo que compró un sedán Mercedes S550 certificado modelo 2007 de color plateado en febrero, pagando $63 mil por un auto con 19 mil millas y que se vendía nuevo al menor por unos $105 mil.
Los márgenes de ganancia sobre los autos certificados de lujo son prácticamente los mismos o apenas ligeramente menores al promedio de 3% para modelos nuevos, dijo James Bell, analista ejecutivo de mercado de Kelley Blue Book, que registra los valores de vehículos para consumidores.
Las ventas certificadas totalizaron 1,7 millones en 2008, o un 4,7% del mercado de segunda mano, según datos de la empresa de subastas Adesa Corp., con sede en Carmel, estado de Indiana. Las ventas de automóviles nuevos fueron de 13,2 millones.
Los vehículos de segunda mano suelen ser automóviles devueltos tras el vencimiento de un contrato de arrendamiento, inspeccionados y remozados por las concesionarias, y luego vendidos como “certificados” con garantías extendidas. Las filiales de crédito de las automovilísticas con frecuencia suscriben los préstamos, incluso ofreciendo financiación descontada, y las existencias pueden encontrarse en Internet, al igual que con los autos nuevos.
“La gente no compraba autos usados, pero ahora la economía ha cambiado eso”, dijo Tony Marzullo, corredor de Global Auto Solutions en Atlanta que ayudó a Wolf encontrar su Mercedes.
“Hace un año, un concesionario me rogaría que tomara un modelo usado”, dijo Marzullo. “Ahora es totalmente lo opuesto. Tiene un auto que está publicitado en Internet y no regateará en cuanto al precio porque seis personas ya han llamado por él”.