Enviar

Estamos en contra del propuesto aumento de los legisladores, por un asunto de equidad, por un tema de proporcionalidad y por el momento en el que este se propone

Aumento a diputados es exagerado

En lo referente al candente tema de la propuesta de aumento salarial de los diputados, estamos de acuerdo con el principio de que los líderes del sector público sean adecuadamente retribuidos.
El hecho de que un puesto sea decentemente compensado, ayuda a atraer gente calificada, esto es vital para cualquier cargo de responsabilidad nacional.
Sin embargo, estamos en contra del propuesto aumento de los legisladores, por un asunto de equidad, por un tema de proporcionalidad, y por el momento en que este se propone.
En lo que a la equidad se refiere, el principio de una compensación adecuada no se limita a los diputados, sino a otros funcionarios del sector público.
Valdría la pena incrementar el salario de los policías dispuestos a protegernos hasta el punto de exponer su vida para salvar la nuestra.
No obstante, lejos no hay ninguna propuesta para aumentar de forma significativa lo que se pague a estas valientes personas.
Otro caso en que se amerita valorar los salarios es el de los maestros, responsables de la formación de nuestros hijos, el recurso más precioso y valioso que tenemos, y que representan el futuro de nuestra nación.
Sin embargo, no hay ningún proyecto que pretenda hacer un fuerte aumento en los sueldos de los educadores, u a otros importantes grupos.
Reiteramos que el deseo de compensar adecuadamente a los diputados es loable.
No obstante, la propuesta de hacer el aumento de un 60% de un solo golpe es exagerada.
El proyecto también tiene que analizarse en relación con el momento en la economía del país, en el que se pretende aprobar.
La semana pasada, el Ministro de Hacienda aseguró públicamente que a raíz de una baja recaudación y mayores gastos públicos, actualmente enfrentamos un alto nivel de déficit en las finanzas nacionales, y por eso, es necesario un periodo de austeridad.
Ante esta situación, con todo el respeto, nos parece ofensivo que los diputados decidan consumir más recursos públicos, en lugar de dar un buen ejemplo, y simplemente esperar un momento más oportuno.
Además, si se trata de sostener el principio de una adeudada compensación, es necesario agregarle el sentido de oportunidad.
Procurar que su primera actuación como legisladores sea la de aprobar un gran aumento para sí mismos, hace parecer que lo que más les importa es ellos mismos.
Esperábamos más. Ojalá en un futuro cercano, se demuestre.


Ver comentarios