Enviar
Aumentaría escasez global sin petróleo iraní

Excluir a Irán del mercado global de petróleo aumentaría seis veces la escasez entre oferta y demanda global sobre la base de las estimaciones de producción y consumo de febrero, dijo el Departamento de Energía de Estados Unidos.
El uso global de combustible promedia los 3 millones de barriles por día más que la producción si se excluye a Irán de los cálculos y 500 mil más si se lo incluye, dijo en un informe la Administración de Información de Energía (EIA por sus siglas en inglés) del departamento.
El análisis de las reservas y el precio del petróleo y el combustible con y sin Irán se preparó para contribuir a guiar al gobierno de Barack Obama en la determinación de la factibilidad de imponer sanciones relacionadas con la negociación de petróleo iraní a través de su banco central. El informe de ayer fue la primera evaluación difundida en el marco de una ley del 31 de diciembre que exige que la EIA proporcione una actualización sobre la situación del mercado petrolero cada 60 días.
“El informe de la EIA destaca la tensión que existe en el mercado internacional”, dijo en una entrevista Trevor Houser, un analista de energía y socio de Rhodium Group, una firma de análisis económico de Nueva York. “En momentos en que los inventarios de petróleo y la capacidad de producción ociosa de la OPEP son bajos, los consumidores no tienen mucha protección contra nuevas interrupciones de la oferta”.
La capacidad de producción ociosa de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) declinó un 33% en los dos primeros meses de este año en comparación con igual periodo de 2011, indicó el informe. Los 12 miembros de la OPEP tuvieron una capacidad ociosa promedio de 2,5 millones de barriles por día durante enero y febrero, menos que los 3,7 millones del mismo periodo del año pasado.
Dentro de un mes el Presidente debe tomar una decisión sobre la base del informe de la EIA respecto de si hay suficiente petróleo no iraní disponible para imponer sanciones relacionadas con las transacciones de petróleo con el banco central a partir del 28 de junio, según la ley.

El Presidente tiene la facultad de exceptuar a países que han reducido de forma significativa el volumen de compras de petróleo iraní, y puede postergar la instrumentación de las sanciones si, basándose en los informes del Departamento de Energía, determina que no hay suficiente oferta alternativa para compensar la pérdida de barriles iraníes. El Presidente también puede renunciar a las sanciones si determina que ello conviene a los intereses nacionales de Estados Unidos.
El petróleo aumentó en Nueva York a $109,77 por barril el 24 de febrero, el nivel más alto desde el 3 de mayo, conforme se intensificaba la tensión respecto del programa nuclear de Irán. Si bien Irán ha dicho que su programa atómico tiene fines civiles, Estados Unidos y sus aliados sostienen que el país trata de desarrollar la capacidad de producir armas nucleares. El crudo aumentó un 8,7% en febrero a $107,07 por barril.

Bloomberg News/La República
Ver comentarios