Auge en turismo de cruceros fija desafíos en infraestructura
El auge en el turismo de cruceros obliga el mejoramiento en la infraestructura portuaria. Foto con fines ilustrativos
Enviar

201601072112090.rec8.jpg
Luego de la alta demanda que se ha experimentado en estos meses por abordar un crucero desde Limón, la oportunidad para atraer nuevos buques está latente.
En la temporada anterior llegaron 150 navíos, con más de 225 mil pasajeros, y este número podría incrementar si el país se convierte en un puerto de salida de cruceros.
En este punto aún existe una debilidad. En comparación con otros puertos cercanos, como Cartagena, en Colombia, y Colón, en Panamá, aún no existen instalaciones acondicionadas para que los pasajeros puedan abordar o desembarcar.
El año anterior, los cruceros que llegaron a los puertos de nuestro país —Limón, Caldera y Puntarenas— generaron más de $20 millones, según el estudio “Contribución económica del turismo de cruceros a los países destinatarios”, elaborado por la Asociación de Cruceros de Florida y el Caribe, con datos proporcionados por el Instituto Costarricense de Turismo.
“Todavía tenemos un bache gigante para ofrecer otro tipo de turismo, como el de cruceros. En comparación con países de la región, hay que mejorar mucho. En cuanto a instalaciones, debemos construir unas de primer mundo”, comentó Mauricio Ventura, ministro de Turismo.
La meta del ICT es que por lo menos al finalizar el Gobierno se tenga un plan de trabajo para atraer la misma cantidad de cruceros que antes llegaban a los puertos costarricenses.
“Es muy difícil atraer líneas navieras a países que por tradición no son puertos de embarque, pero es un trabajo que, luego de ver el gran recibimiento de los costarricenses por estos viajes, hay que hacer”, añadió Ventura.
Establecer un puerto de cruceros generaría más ingresos para el país, creando oportunidades para que el extranjero permanezca más días en suelo nacional.
En cuanto al crucero Zenith de Pullmantur, que promociona Viajes Colón, se convirtió en una de las primeras iniciativas lanzadas por empresas privadas en el país para crear un puerto de salidas de cruceros.
El buque inició su temporada en diciembre, con salidas semanales. Se estima que al finalizar los viajes en marzo haya transportado a unas 20 mil personas.
Para que el crucero fuera factible, se hizo un trabajo de casi tres meses en coordinación con los ministerios de Hacienda, Agricultura, Salud, Turismo y con Japdeva.
Por ello se acondicionó un espacio en la bodega número cinco, del puerto Alemán en Limón, para crear las instalaciones apropiadas para los servicios de migración y aduanas.
Solo en la salida de turistas nacionales, se espera generar unos $500 mil en concepto de impuestos, y 150 empleos directos.
A diciembre del año anterior, los cruceros atendidos generaron un tráfico promedio 2.076 pasajeros por cada operación.
En 2014 hubo una primera iniciativa con la llamada Ruta Mesoamericana, con un navío de Azamara Quest, subsidiaria de Royal Caribbean, que partió hacia diferentes puertos de Centroamérica, México, hasta llegar a Los Ángeles, sin embargo, no se reactivó.

Ver comentarios