Audi añadirá nuevo modelo Q2 a línea de SUV
La compañía lanzará el vehículo compacto utilitario deportivo Q2 y actualizará el modelo Q5 como parte de un programa de gastos para 2016. Bloomberg/La República
Enviar

 Audi añadirá un vehículo utilitario deportivo y renovará un SUV existente el próximo año, mientras la filial de autos de lujo de Volkswagen amplía las ofertas en el segmento de modelo de más rápido crecimiento de la industria automotriz.
La compañía lanzará el vehículo compacto utilitario deportivo Q2 y actualizará el modelo Q5 como parte de un programa de gastos para el año 2016 que supera los 3 mil millones de euros ($3.290 millones), según dijo en un comunicado el lunes el fabricante con sede en Ingolstadt, Alemania.


Audi promete tener un modelo alimentado con baterías en 2018 y espera tener una gama de 60 autos y vehículos utilitarios deportivos en 2020, según informó.
“Continuamos con nuestros altos niveles de inversión en tecnologías futuras para mejorar aún más la posición de nuestra marca”, dijo en el comunicado el máximo responsable ejecutivo Rupert Stadler.
Audi solo describió el presupuesto de inversión correspondiente a un año, en lugar de actualizar un programa renovable de cinco años, apegándose a una estrategia de VW para reducir el gasto mientras la compañía matriz intenta lidiar con el costo del escándalo derivado de la manipulación de emisiones diésel.
Volkswagen con sede en Wolfsburgo, Alemania, el mayor fabricante de autos de Europa, decidió el mes pasado reducir las inversiones en plantas y equipos a 12 mil millones de euros ($13.185 millones) para el próximo año, frente a los 12.900 millones de euros que tenía estipulados previamente.
El máximo responsable de VW, Matthias Müller, se comprometió a eliminar una sobredimensionada gama de productos que incluye más de 300 vehículos en todo el grupo.
Por su parte, en momentos en que la industria automotriz se encuentra al borde de su futuro autónomo, entusiastas e integrantes del sector se preparan para un choque de titanes que enfrentará a los gigantes de Detroit contra los ágiles miembros de Silicon Valley.
Pero un nuevo acuerdo entre Ford y Google para la coproducción de vehículos autónomos es el mayor indicio hasta la fecha de que el tan esperado día apocalíptico tal vez nunca llegue.
Cuando Google empezó a desarrollar y probar su tecnología de autos autónomos, usó vehículos de producción modificados –en su mayor parte Toyota Prius e híbridos Lexus RX- para probar su sistema de sensores basado en láser.
La tecnología, sin embargo, siguió siendo una rareza, un “experimento científico” que habitaba en la mente de los profesionales de la industria automotriz.
Así fueron las cosas hasta mayo de 2014, cuando Google dio a conocer su primer prototipo autónomo.
Sin controles humanos de ningún tipo, el vehículo ilustró la inmensa ambición del gigante de búsquedas de Internet: desbaratar la tradicional propiedad de autos con un nuevo paradigma de movilidad que nada le debe al siglo de la evolución automotriz.


 


 


Ver comentarios