Enviar

Atentado contra embajada iraní en Beirut deja 23 muertos

201311191416371.atentado.JPG
Un atentado efectuado por el grupo yihadista Brigadas de Abdalá Azzam causó hoy al menos 23 muertos frente a la embajada iraní en Beirut, en una nueva acción dirigida contra las fuerzas que apoyan al régimen sirio en el país vecino.

Además de los fallecidos, entre ellos un diplomático iraní, 145 personas resultaron heridas por las dos explosiones suicidas registradas junto a la sede diplomática en el barrio de Al Yinah, ubicado en el sur de la capital libanesa y feudo del grupo chií Hizbulá.

Varios edificios fueron destruidos y numerosos vehículos quedaron destrozados por la potente detonación en esa zona de mayoría chií, tomada inmediatamente tras el atentado por combatientes de Hizbulá y militares libaneses.

Al lugar se trasladaron ambulancias para socorrer a las víctimas, así como el ministro libanés de Sanidad, Hasan Jalil, y varios responsables del movimiento chií Amal.

Una de las víctimas, Basan Haidar, que presentaba heridas en la cabeza y el vientre, explicó que la primera detonación se produjo en la puerta de la embajada y luego sintió la segunda, cuando se disponía a ayudar a los afectados.

"Con la primera explosión, el vehículo en el que estaba se elevó medio metro del suelo. Lo dejé y salí corriendo", afirmó por su parte Hasan, un cocinero, quien dijo que vio a personas carbonizadas en el suelo.

Entre los fallecidos se encuentra el agregado cultural de la embajada, Ebrahim Ansari, que fue ingresado tras las explosiones en un hospital en estado de extrema gravedad y murió horas más tarde.

Los ataques también causaron la muerte de dos civiles iraníes vecinos del barrio y heridas a varios guardias de la sede, que intentaron impedir que los terroristas irrumpieran en el complejo.

El Ejército confirmó que un suicida hizo estallar una carga explosiva mientras conducía una moto, y posteriormente una segunda persona hizo lo mismo desde un todoterreno.

"Fue un doble atentado en el que dos de nuestros héroes, suníes del Líbano, se sacrificaron como mártires", escribió en la red social Twitter Sirajedin Zreikat, un responsable del grupo, que también exigió la liberación de sus milicianos de las cárceles libanesas.

Las autoridades libanesas condenaron el atentado y decretaron una jornada de duelo nacional para el próximo jueves.

También llamaron a la calma y a la unidad para evitar los intentos de desestabilizar el país.

Ver comentarios