Logo La República

Martes, 13 de abril de 2021



FORO DE LECTORES


Atención Plena (Mindfulness) en Tiempos de Covid-19

Andrea Carranza [email protected] | Martes 09 marzo, 2021

Andrea

Andrea Carranza Echeverría

[email protected]

La realidad cambió rápidamente con la pandemia. Toda la cotidianidad se vio trastocada. Este cambio ha sido un reto que nuestras mentes y cuerpos necesitan procesar. Se da una combinación de elementos como el impacto económico, el cuidado de la familia y los seres queridos, las consecuencias en la salud a nivel mundial, la fatiga y agotamiento extremos, por nombrar algunas respuestas naturales y esperables frente a la crisis.

Lo “normal” es que estos cambios nos hayan afectado. Lo “anormal”, continuar como si no hubieran ocurrido. Debemos darle lugar a la pesadez prolongada, pues vendrá con una factura costosa, si no le damos importancia.

En el 2019 la Organización Mundial de la Salud, incluyó el burnout como síndrome, consecuencia del mal manejo del estrés asociado al agotamiento mental, emocional y físico, causado por el trabajo. Tiene un impacto psicológico, pues el sujeto se enfrenta a una situación prolongada de estrés. Eso genera cambios químicos y hormonales en el cuerpo, pero también agotamiento, falta de energía, irritabilidad, y la reducción de efectividad y productividad. Si ahondamos más, nos damos cuenta que existe desánimo, sin-sentido y pérdida de ilusión.

Si bien el concepto del burnout se refiere al contexto laboral, pero podemos ampliar el espectro si hablamos de exceso de estrés. Mucho de lo que sucede actualmente, no está bajo nuestro control y cambia rápido. Resistirse al cambio solamente generara más estrés. Si no cambiamos nosotros, nos enfrentaremos a un gigante con altas probabilidades de consumir nuestros recursos emocionales, dejándonos derrotados y desnudos.

Hablar de inteligencia emocional en el contexto laboral, sigue siendo “novedoso”, a pesar de que el término ganó popularidad en la década de los noventa, con el libro de Daniel Goleman (Inteligencia Emocional). Sin embargo, ¿cómo no hablar de emociones en lo laboral, si la mayoría de las decisiones que tomamos están teñidas por nuestro estado de ánimo? Además, el burnout es hoy, una de las principales causas de incapacidades. El estrés prolongado afecta directamente la manera en la que nos relacionamos con nuestras emociones, con quienes nos rodean y, con nuestro propio organismo, incluyendo nuestro sistema inmunológico.

La realidad que enfrentamos requiere que incorporemos prácticas mentalmente saludables dentro de la empresa. No solo por ser trendy o porque el rendimiento y producción aumenten, sino porque debemos velar por la salud integral de nuestros colaboradores y de la humanidad (y sí, ¡la salud mental debe incluirse!)

Si algo ha demostrado la pandemia, a gritos, es que el estrés es la pandemia paralela y es ahora cuando empiezan a desvelarse sus efectos.

Hablemos del exceso de estrés. Lo vemos en colaboradores que no desean regresar al trabajo o los que a altas horas de noche no han podido desconectarse de sus computadoras. Lo vemos en niños con cuadros de ansiedad queriendo, o no, desesperadamente, regresar a jugar con sus compañeros de escuela. Lo vemos en adultos con insomnio, problemas de peso, dolores de cabeza, contracturas musculares y cambios de ánimo. Lo vemos en parejas que discuten por banalidades en lo cotidiano.

¿Es una batalla perdida? El primer paso para prevenir el burnout y el estrés excesivo es reconocer nuestro estado de ánimo.

La atención plena (mindfulness) es una herramienta accesible y científicamente comprobada que nos permite observar nuestros pensamientos y emociones y tomar las medidas necesarias en el momento presente, previniendo llegar a extremos de fatiga.

Llevando conciencia a la realidad del presente y a los recursos con que contamos, podemos hacer cambios y tomar medidas para reconstruirnos en la nueva realidad. La flexibilidad, la empatía y la compasión, que se desarrollan y potencian con la práctica del mindfulness, son tres cualidades claves para navegar en estos tiempos. La flexibilidad para abrirse a cambios e innovar, la empatía para entender las necesidades emocionales nuestras y de quienes nos rodean y, la compasión, para poder hacer algo al respecto.





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.