Enviar
Asusta la “tos del Khumbú”


No obstante, Gineth Soto superó el examen médico y apunta a la cima

Luis Rojas
[email protected]

Gineth Soto, la escaladora tica que subirá el Everest, logró llegar ya a los 6.600 metros desde donde bajó luego al campamento base, un poco afectada por la tos del Khumbú, una dolencia típica entre los montañistas, que golpea sobre todo en el cruce por la famosa Cascada de Hielo.
Las buenas noticias son que pese al susto que la hizo rezar incluso en la soledad de su tienda de campaña, para que esta afección no interrumpiese el camino hacia su sueño, la escaladora recibió el visto bueno para mantenerse en la expedición que pretende la cima del Everest.
La información la suministró el Banco Nacional, patrocinador de la escaladora y con el que ella mantiene comunicación, vía satélite.
“Antes de ir a revisión médica, estuve como diez minutos sola en mi tienda, pidiéndole a Dios que no fuera nada grave, que me impidiera continuar la expedición. Dichosamente, solo era una tos muy fuerte, debido a que el día en que nos tocó subir al Campamento Uno, la temperatura estuvo muy baja al cruzar la Cascada de Hielo. Ahora me estoy recuperando y por eso bajé a menos altura. Varios de mis compañeros también están pasando por lo mismo”.
Gineth arribó al campamento base el pasado lunes, luego de ascender primero a los 6.100 metros del campamento uno y luego a los 6.600, del dos.
“El ascenso al Campamento Uno fue muy duro. El paso por la Cascada de Hielo del Khumbú es un trayecto durísimo. Tuvimos que utilizar muchas escaleras para subir paredes verticales y atravesar grietas muy profundas”, dijo Gineth, quien realizó estas escaladas con el fin de irse aclimatando en esas alturas.
Los primeros 800 metros hacia el campamento uno fueron, según Soto, muy duros ya que implicó superar un ascenso entre nieve espesa, grietas enormes y paredes de hielo.
“Al Campamento Uno llegamos después de ocho horas de subir. Nos instalamos en la tienda y empezamos a derretir nieve para obtener agua, pues en estas alturas la deshidratación es intensa. Pasamos dos noches en este campamento. Por la noche hubo mucho viento y no nos dejó dormir nada”.
Tras lograr la aclimatación en el Campamento Uno, Soto relató su escalada hacia los 6.600 metros por el “Valle del Silencio”.
“Cruzamos grietas enormes. Camino al Campamento Dos pudimos tener una preciosa vista del Everest. Este también es un lugar muy caliente por ratos, y muy frío de un momento a otro. Llegamos al Campamento Dos y de inmediato a tomar agua y a instalarnos en la tienda. Mis otros compañeros ya estaban ahí y el resto de la expedición subió después de mí”.
Ellos pasaron varias noches aclimatándose, y luego, en un solo día, Gineth bajó hasta el Campamento Base, ya afectada por
la tos.
Por ahora, Gineth se mantendrá en el campamento base por algunos días, ya que todos los expedicionistas deberán esperar hasta después del próximo 10 de mayo que es cuando se tiene previsto que los montañistas chinos suban con la antorcha olímpica hasta la cima del Everest, lo que ha provocado, sobre todo por el ambiente tenso que se vive por la situación en el Tíbet, que todos los visitantes al Everest deban permanecer en espera de que pase esa actividad.
“Yo me estoy recuperando bien y espero que la tos no me afecte a la hora de subir de nuevo. Pienso mucho en toda la gente de Costa Rica que sé me está apoyando y que está orando por mí. Confío en recuperarme pronto y que todo salga bien, porque estoy con muchas ganas de subir hasta la cima”.


*Campamento 1

Ubicado a 6.100 metros de altura. Está rodeado por altas montañas, lo que hace que durante el día, si no hay viento, el calor aumente en forma excesiva. Soto aseguró que dentro de la tienda llegaron a estar casi a 37 grados Celsius y afuera las temperaturas eran muy frías. “Se trata de un lugar de clima con cambios muy drásticos y con mucho viento”.

*Campamento 2


Está ubicado a 6.600 metros de altura. Ella relató que este lugar está sobre rocas y glaciar. “No es para nada cómodo y aquí todo es inclinado, ‘cuesta arriba’, como decimos los ticos”. Dijo que es un lugar muy frío y todas las noches se escuchaba algún derrumbe de hielo de los glaciares y desde ahí pudieron ver la famosa pared de Lhotse, que tiene 1.200 metros de altura, y el Campamento Tres.
Ver comentarios