Enviar

Los centros de llamadas que operan en el país han tenido la virtud de paliar en alguna medida el problema del desempleo, generando unos 12 mil puestos de trabajo

Aspirar a empleos de calidad

Algunas condiciones que reúne Costa Rica, y que son favorables para empresas norteamericanas, han significado un importante crecimiento de las exportaciones de servicios ofrecidos por los centros de llamadas que operan a la fecha en el país, aunque también han llegado firmas provenientes de otros lugares del mundo.
Esas condiciones propicias son el alto nivel educativo de los nacionales, sobre todo en conocimiento de un segundo idioma, preferentemente el inglés, la estabilidad política, la cercanía con Estados Unidos y hasta algunas destrezas valiosas para el sector como una comunicación asertiva y cierto liderazgo.
Esto hace que a pesar de algunos factores que las empresas podrían considerar negativos como nuestra competitividad en telecomunicaciones, en infraestructura y los problemas de inseguridad, decidan operar desde nuestro país.
Esta circunstancia ha tenido la virtud de paliar en alguna medida el problema del desempleo pues ha generado unos 12 mil puestos de trabajo, especialmente para jóvenes universitarios o recién graduados.
Los mencionados aspectos de falta de competitividad deben ser superados por Costa Rica no solo porque puedan afectar a los centros de llamadas, sino por lo que perjudica en general a la productividad nacional.
No obstante, en materia de atraer inversiones para empresas de exportación de servicios, el país debe también preocuparse por que estas sean generadoras de empleos de calidad.
Si bien necesitamos mucho la apertura constante de puestos de trabajo, debe tenerse claro que la juventud que logra acceder a una preparación académica o tecnológica superior tiene el derecho a aspirar a empleos de calidad acordes con su formación.
Para transitar por ese camino Costa Rica debe formular planes de atracción de inversión extranjera directa capaces de interesar a las empresas que requieren colaboradores capacitados.
Una meta que ha de mover en la misma dirección a promotores de inversión y centros académicos pero también a la administración, por el papel que le corresponde en cuanto a mejorar las condiciones del país en las áreas de mayor debilidad antes mencionadas.
Ver comentarios