¡Así no se puede avanzar!
Enviar

Gobierno cede a petición de bloques opositores sobre el proyecto de ley contra el fraude fiscal, pero ahora son los oficialistas los que dicen que no van a apoyar la iniciativa

¡Así no se puede avanzar!

Así no se vale, no puede ser posible que ahora sean los mismos diputados oficialistas quienes contradigan al Ministerio de Hacienda y vayan a dejar de apoyar el Proyecto de Ley para Mejorar la Lucha contra el Fraude Fiscal, que se volvió a presentar la semana pasada, con un texto sustitutivo.
Hacienda retiró el texto del proyecto de reforma que permitiría a la Dirección de Tributación cobrar y ejecutar embargos a los contribuyentes morosos, sin la necesidad de acudir a un juicio.


Hace una semana, publicamos un análisis extenso donde explicábamos sobre el peligro de que se le entregue estos poderes a un órgano no judicial y las arbitrariedades que existirían respecto a este accionar.
Varios abogados expertos en temas tributarios dieron su punto de vista, Fernando Rodríguez, viceministro de Ingresos, incluso adelantó que efectivamente eliminarían este punto, para introducir las fiscalías de cobro.
El problema ahora, es la bancada del Partido Acción Ciudadana quienes rechazan que se saque del proyecto de ley este poder para Tributación.
Los diputados del partido oficialista aducen que estarían siendo cómplices de los evasores de impuestos, de los defraudadores, si aceptan este cambio.
El principal argumento es que si la Dirección de Tributación realiza cualquier arbitrariedad, existen suficientes formas de corregir un abuso, pero que no amerita que una herramienta de recaudación, como esta de cobro ejecutivo en vía administrativa que se da en otros países del mundo, se quite.
Ahora la lucha será nuevamente entre los partidos Unidad Social Cristiana (PUSC), Liberación Nacional (PLN) y el Movimiento Libertario, que anteriormente amenazaron con enterrar el proyecto.
Al país le urge mandar el mensaje a las calificadoras de riesgo internacionales de que estamos encaminando leyes para mejorar el déficit fiscal, pero con estos trabamientos será muy difícil llevar la tarea adelante.
Hacienda espera que su recaudación aumente en ¢100 mil millones anuales, con la aprobación de este proyecto, lo que significa menos de medio punto porcentual de la producción nacional, lo que en números es poco, pero por lo menos damos señales de mejoría.
Al final, insistimos en que la mejor opción es la que nos dio el Fondo Monetario Internacional, que la solución sea de un tercio por parte del Gobierno al recortar el excesivo gasto.
Los dos tercios restantes pesarán entre los que siempre han pagado más, el sector productivo y los contribuyentes, empezando con un impuesto al valor agregado que si se aumenta la base se recaudará más, pero sin tocar la tasa actual del 13%.
El tiempo se nos está acabando, no dejemos para mañana las soluciones que podemos tomar hoy.


Ver comentarios