Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI

COSTA RICA
Navas: sin liderazgo para ordenar una defensa que sepa pararse en los tiros de esquina; en aquel pugilato de roces y abrazos México sacó petróleo.
Salvatierra: el detalle táctico de que José, no pisó ni en una sola ocasión territorio enemigo, retrata con perfiles multicolores las órdenes de un técnico empeñado en amarrar a sus discípulos.
Umaña: para variar se ganó una amarilla sin necesidad, con falta en la mitad del campo. Hay que reconocer que hizo un buen trabajo sobre Peralta.
González: no le salieron las cosas por más empeño y pierna que puso; de un yerro personal nació la acción del 1-0. Sí salvó algunas situaciones apremiantes.
Acosta: como los demás compañeros en retaguardia, lució infantil a la hora de marcar los tiros de esquina que nos hundieron. Por lo menos, dejó a Chicharito sin gol.
Oviedo: otra víctima de los temores de Pinto; no hay manera de que lo suelte y lo ponga a jugar ofensivamente.
Cubero: cuando el juego se “mejengueó” se vio un poco en posición de ataque; jugó 30 metros atrás de Campbell y 30 metros delante de Aquino. O sea, ni acompañó, ni marcó a presión.
Barrantes: jugó totalmente confundido y desgastado; lo ponen a hacer tantas tareas tácticas que no cumplió con ninguna.
Bolaños: el único que cumplió con su perfil.
Campbell: aislado, huérfano, arrinconado, sin socios.
¡Imposible!. Un “tirito” y nada más.
Saborío: como lo comentamos en la Nota de Tano durante la semana, lo dejaron solito a expensas de Rodríguez y Moreno y ahí se atragantó. Jugar así es un suicidio.
Rojas: por lo menos se proyectó en ofensiva.
Brenes: desordenó la defensa rival en pocos minutos de buen fútbol.
Wallace: buen relevo; el árbitro no lo dejó accionar.
Ver comentarios