Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI

ESPAÑA

Casillas: paró metralla lejana, sobre todo de Montolivo, pero nunca fue exigido.
Arbeloa: en esa constelación de estrellas es la que menos brilla, pero da suficiente luz.
Piqué: le mordió los tobillos temprano a Cassano para marcarle la cancha.
Ramos: a Balotelli ni lo olfateó; el ariete italiano se fue a jugar al mediocampo. Por poco y mete el quinto, de taquito.
Alba: arquitecto, ingeniero, constructor y maestro de obras del 2-0. Dibujó el 99%; el pase de Xavi, 1%. Despedazó a Abate.
Alonso: con marca zonal, rompió todo vínculo entre Pirlo y sus “cuates”. Ubicación, fibra y pierna.
Busquets: es el socio escondido de Alonso en la labor de recuperación.
Fábregas: se llevó la marca de Chielini, lo dejó botado en medio metro, le puso el 1-0 a Silva y empezó a finiquitar el partido.
Silva: sin el poder mediático que cargan Xavi e Iniesta, es pieza vital del engranaje táctico de Del Bosque, como punta falso y medio.
Xavi: este hombre con cara de oficinista, como dice Barraza, movió la pelota a su antojo, ninguno pudo con él y causó estragos en la defensa azul.
Iniesta: el terrorista que con sus servicios mágicos destruyó el rascacielos italiano.
Rodríguez: Pedro no supo aprovechar la fragilidad de la zaga italiana.
Torres: entró fresco a liquidar el juego y lo logró; veneno letal para un rival que ya no tenía ni alma.
Mata: Mata mató y punto.

ITALIA

Buffon: lo descuartizaron con cuatro goles en su nariz.
Abate: va a solicitar una foto de Alba, para ver si lo ve. Salvó un gol hecho.
Barzagli: las asociaciones españolas lo rompieron, pero también ganó varias decisiones.
Bonucci: similar a Barzagli; sucumbió ante el fútbol asociado del rival, pero sacó muchísima agua del bote.
Chiellini: error garrafal de Prandelli, abrirlo a la izquierda y con limitaciones físicas. Se pagó carísimo el experimento.
De Rossi: se quedó sin piernas, sin aire y se entregó en el cierre. De un yerro abismal nació el 3-0.
Montolivo: asustó a Casillas con un par de morteros secos, que Iker devolvió de puños. Su salida hundió a la “azurra”.
Marchisio: esta vez no pudo enjaular a Iniesta.
Pirlo: la vigilancia ejercida por Alonso y Busquets lo metió atrás e Italia se quedó sin bujía.
Balotelli: inoperante y confuso, entregó muchos balones y remató sin sentido.
Cassano: una sola acción de brillo.
Balzaretti: inexplicable que el mejor defensa italiano en la Euro no haya entrado de titular.
Di Natale: si mete el remate de cabeza el juego pudo tener otro final.
Thiago: salado, desafortunado.

Nota: apreciaciones logradas gracias a la transmisión de Canal 6


Ver comentarios