Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI

ALAJUELENSE

Pemberton: jugó muy concentrado, lo que le permitió detener fogonazos inesperados; supo achicar; gran partido.
Sancho: tuvo mucha presencia ofensiva, toda negativa, pues no supo aprovechar buenas oportunidades de cara a la red.
Davis: lo marearon a ras del piso, no es rápido y, paradójicamente, sucumbió en las alturas con un autogol improvisado.
González: sacó, incluso con elegancia, mucha agua del bote, pero también lo movieron las asociaciones cortas del rival.
Soto: controló bien su porción de mar; el tsunami entró por el otro costado.
Valle: se movió horizontalmente copado por la pantalla tejida entre Tejeda y Sequeira.
Guzmán: no pudo ponerle grilletes al talento de Centeno, que se las ingenió para hacer pases cortos fulminantes.
Everton: tiene panorama y sentido del campo; lo dijimos la semana pasada; jugó al pase largo. Dará de qué hablar.
Guevara: va a tener que pensar en algo más que correr verticalmente.
Gabas: se encontró el gol; casi mete otro de tiro libre; no le llegó mucho balón.
Alpízar: tuvo su oportunidad en el arranque; se recostó sobre Morales, un supuesto punto débil del rival.
Alonso: ansioso y precipitado, voló dos remates.
Salvatierra: reapareció y tuvo su oportunidad en ofensiva.
Fernández: otro que desactivó su brújula.

SAPRISSA

Bolívar: buena reaparición; achicó excelente, mal de puños.
Smith: la Liga no se recargó por su sector lo que alivianó su carga.
Mena: una acción desafortunada le dejó el gol a Gabas; se enredó con Alpízar y lo expulsaron.
Duarte: tranquilo atrás, el rival no apretó con dos puntas y eso facilitó su misión.
Morales: el rival se recostó en su riñón y lo metió en un partido bien complicado; el charrúa salió avante y pasó la prueba con nota 8.
Sequeira: el fantasma dejó blancos del susto a Davis y a Pemberton para empatar el clásico.
Tejeda: plantó un fútbol de zona inteligente, ayudado por Sequeira y Paté para cortar los desdobles de Valle.
Cordero: un futbolista inteligente, creativo y penetrante, todo un dilema para encerrarlo.
Centeno: de nuevo sus “bolas muertas” que están más vivas que nunca causan estragos.
Castro: se jugó un partidazo; Pemberton le quitó un gol, se le fue otro de cabeza y luego construyó su fantasía.
Arrieta: vertical y penetrante, punzó muy bien.
Blanco: ante notario público firmó sociedad constructora con Castro.
Escoe: gol de toque y talento; un remate perfecto.
Guzmán: no pudo amarrar mucho, que fue a lo que entró.


Ver comentarios