Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI

COSTA RICA

Navas: le metieron cuatro y salvó ocho; fue lo único positivo del encuentro; demostró con acciones dramáticas que tenemos muy buen portero para la eliminatoria.
Johnson: un desastre; no marcó sino que hizo sombra; su zona fue un desierto, un amplio territorio por donde los ecuatorianos transitaron sin visa y con pasaporte vencido.
Umaña: fue el peor guardaespaldas que pudo contratar Keylor; parecía el ángel de la guarda de los Kennedy, porque dejó sin vigilancia los espacios para que crucificaran a su portero.
Acosta: fatal; pésimo en anticipación; pésimo en coberturas, bailado y superado en acciones coordinadas de los atacantes ecuatorianos; incluso le dio la espalda a algunos avances del rival.
Miller: una lesión lo salvó del desastre.
Azofeifa: el capitán del Titanic tico se hundió hasta el fondo del mar; antes vio ahogarse a todos sus compañeros.
Barrantes: por lo menos participó de algunas acciones ofensivas; incluso cobró un par de tiros de esquina escalofriantes que nadie supo cerrar.
McLean: digamos que no aprovechó la titularidad; es más; no tuvo tiempo de aprovecharla; se le vino una avalancha humana encima (el medio campo enemigo) y lo aplastó.
Wallace: el novato no contó con la suerte del viernes.
Colindres: un par de chispazos, en el inicio de los dos tiempos pudo hacer que Costa Rica salvara el honor, pero el gol no llegó; Daniel fue quien estuvo más cerca de Boné.
Parks: dos penetraciones al área enemiga, nada más.
Meneses: más perdido que el hijo de La Llorona; cuando Ecuador atacó, se juntó con Acosta y Umaña y abandonó su territorio. Desbordado, traspasado.
Guevara: ¡a correr se ha dicho!
Sánchez: el tsunami no dio espacio a la creación.
Guzmán: sigue los pasos de Gabriel Badilla y el fútbol es otra cosa.
Mena: el techo ya se había derrumbado.
Martínez: mejor no entrar; para no aparecer en la alineación. ¿Verdad?
Ver comentarios