Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI
prohibida; como líbero hizo dos despejes apremiantes.
Salvatierra: poco trabajo en defensa y hermosa acción en ataque, con quiebre y centro a la cabeza de Saborío, que cortó Urgellés. Era gol.
Acosta: le robaron la espalda en dos pases largos que fueron al veloz Gómez, quien los dilapidó; jugó mucho con Navas para aclarar las salidas.
Marshall: fue un central con salida, la escasa presencia ofensiva del rival le permitió algunos lujos en la cintura.
Mora: la figura del juego: Heiner se jugó un partidazo luego que desaprovechó una gran oportunidad en ataque. Metió un gol, puso otro y fue muy punzante por su sector. En defensa fue determinante en tres oportunidades.
Díaz: un pase largo suyo le permitió a Ureña meter el 3-0, gol de vestuario que despedazó a los cubanos; el Junior presentó una excelente asociación con Oviedo.
Borges: al jugar más suelto por las facilidades ofensivas del rival, retornó a sus habituales características, donde el pase largo filtrado es una de sus mejores armas. De dos servicios suyos se gestaron los primeros goles.
Oviedo: le puso pimienta a la cintura; un jugador picante, vertical, seguro, veloz y técnico rompió la cintura antillana y provocó el caos. Se asoció muy bien con Bolaños.
Bolaños: jugó recostado a la franja izquierda, como le agrada a La Volpe (Chiqui Brenes, César Elizondo, Joe Campbell); en ese sector recibió un servicio largo de Celso y le puso de inmediato el 1-0 a Ureña. Jugador frío e inteligente, enseña la madurez de su fútbol aprendida en Europa.
Ureña: jugó a su estilo; a su manera; metió un gol, el primero, copia al carbón de varios que ha hecho, robo de espalda al rival y puñal a la red. otro gol a base de velocidad y por variar, se encariñó más de la cuenta con la pelota y dejó escapar otra tripleta de oportunidades.
Saborío: un pase largo de Borges lo puso cara a cara con Molina y no perdonó; puso a jugar a Mora y a Ureña en paredes largas. Dejó ir una clara ocasión de conquista y le anularon bien una anotación en “milpa”.
Brenes: “El Chiqui” no presentó ninguna acción determinante en un juego que ya estaba resuelto.
Campbell: no hay quinto malo; qué bombazo y qué golazo. Espectacular. Finalmente se destapó en la Mayor y jugó como La Volpe y todos lo deseábamos ver. Hizo una escapada a lo Messi, se la puso a Josué y este la voló.
Martínez: tuvo un par de ocasiones de gol; Molina le bloqueó una y la otra la elevó.
Nota: apreciaciones de los jugadores gracias a las transmisiones de los canales 6 y 7.
Ver comentarios