Enviar
ASI LOS VIMOS

COSTA RICA


Navas: se jugó un partidazo que lo acerca más a un eventual fichaje en Europa. Achique espectacular a Squillaci y desvío extraordinario a mortero de Gourcouff. Paró metralla de todas partes.
Myrie: Ribéry se le acomodó en su costado y lo hizo sufrir; por pensar como marcarlo, al potente Roy se le olvidó atacar o más bien, no tuvo tiempo de hacerlo.
Sequeira: punto altísimo en defensa; el autogol nada tiene que ver; asunto fortuito; se vio muy bien ubicado y nunca se desesperó en acciones apretadas.
Segares: hizo buena mancuerna con Douglas, la verdad que Anelka nunca lo sorprendió, no fue rebasado; presentó un buen partido.
Díaz: al Junior lo atraparon en sus intentos de montar ofensivas; le adivinaron las jugadas y la mayoría de los servicios de sus compañeros de retaguardia, quedaron en piernas rivales.
Hernández: suponemos que Gallas no lo conocía, porque lo dejó pasar a la cocina y a Mandanda lo sorprendió el bombazo. A la derecha de Carlos no se le puede dar espacio.
Azofeifa: obligó a Mandanda a un paradón; junto con Barrantes perdió la zona en media hora de la segunda parte, los peores minutos. Catapultó buenos filtros.
Barrantes: le tocó marcar al mejor jugador del partido, Gourcouff y aquello fue un suplicio. ¡Qué clase la del ocho galo! Sucumbió muchos minutos en el segundo tiempo.
Ruiz: Toulalan lo supervisó con atención, lo presionaron, conocedores de su técnica; se mostró poco; un par de pases geniales y el cabezazo al poste.
Martínez: demasiado atrasado, no se pudo explotar su velocidad con pases largos. Se lesionó temprano.
Ureña: tuvo una riquísima para definir y la botó, pasó todo el partido en un duelo de velocidad con el pícaro Sagna. Semejaban a Carl Lewis y Ben Jonson.
Parks: pésimo; su entrada descompuso el sistema táctico del grupo; corrió sin sentido y cometiendo faltas y además, dejó escapar cara a cara ante Mandanda, un gol muerto.
Bolaños: no pudo armar ningún contraataque a pesar de contar con varias oportunidades.
Gamboa: siguió el calvario de Myrie, frente a Ribéry.
Estrada: la cintura tricolor hacia aguas y había que sostener; a eso entró.
Madrigal: entró a saludar más de cerca al excelente juez, Besborodov.

NOTA: las apreciaciones del columnista fueron posibles por la transmisión de los canales 6 y 7
Ver comentarios