Enviar
Así los vimos
GAPARI

Costa Rica

Alvarado: le fue imposible detener el cruzado de Kardec; furibundo remate al segundo palo; no tuvo ninguna intervención apremiante, señal del enorme trabajo de la retaguardia nacional.
Blanco: inicio nervioso con algunas entregas defectuosas; después se afianzó y controló a un carrilero rapidísimo, como Diogo, que incluso fue sustituido.
Mena: la mejor figura nacional junto con Varela; siempre llegó un segundo antes de que el artillero rival soltara el gatillo. Cruces defensivos excepcionales.
Smith: bien paradito atrás, concentrado en la marca del gigante Kardec, quien solo le robó la espalda una vez y ¡gol!
Leal: en defensa cumplió; el veloz Wellington no le ganó una y eso es mucho decir. En proyección ofensiva no pudo repetir el trabajo de Oviedo; suponemos que tampoco Ronald le ordenó volar.
Varela: tácticamente se jugó un partidazo; escudo impenetrable por el centro de la zaga; el hábil Giuliano se estrelló y se entregó a sus grilletes.
Guzmán: dos remates de tiro libre escalofriantes; el primero se lo sacó Rafael en la mejor jugada del partido y el segundo, pasó oliéndole la nuca al poste de mano izquierda del portero. Se fajó en la medular con Souza (17), de lo lindo.
Ureña: fue mucho más tapón del peligrosísimo Pereira (7), un demonio por la franja izquierda, que compañero de ataque de Josué. Los antecedentes del partido lo ubicaron a contener, más que a crear.
Estrada: estos partidos donde hay que juntarse atrás, no son los favoritos de los “dieces”; a Diego apenas le alcanzó para intentar armar un par de contraataques.
Madrigal: similar a Ureña, pero por el otro costado, le ordenaron tapar la salida de Wellington para colaborar con Leal, lo que dejó sin socio a Josué.
Martínez: solo contra el mundo, cuando le llegó la pelota tuvo que jugársela como un vikingo, solito, solito. Engendró una gran oportunidad, que no se pudo cerrar en el otro costado.
Guevara: lo metieron a sacar faltas y cumplió; lo bajaron tres veces en 20 minutos.
Hernández: ya se perdía 1-0 y entró a empujar al ataque.
Castro: nueve minutos de pura ofensiva.

Nota: las apreciaciones fueron posibles por las transmisiones de los canales 6 y 7.
Ver comentarios