Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI

SAPRISSA

Navas: un porterazo; sabe que el área chica es suya y la hace respetar. Voló para desviar trallazo de Oviedo.
Alonso: carrilero derecho virtual porque se comió toda la cancha; anotó en la nariz de Pemberton; imparable.
Drummond: solo un viaje le ganó Argenis; arriesgado en ofensiva, cuando se fue, se fue.
Cordero: Saprissa sería otro sin él; exacto a Marín con la Liga; su liderazgo atrás es imponente.
Robinson: el joven se arrulla a la veteranía de Jervis y Víctor y luce tranquilo. Expulsado injustamente.
Barrantes: ofensivamente fue punto altísimo; sus filtros fueron de cianuro y por ahí engendró el primero. Flojo en defensa.
Paniagua: se jugó 45 minutos de gloria, con sobriedad exquisita. Cortó a Juárez e impulsó ofensivas.
Borges: nunca lo soltaron, marcado a rajatabla, le alcanzó para anotar y se lo anularon.
Centeno: interesante verlo quitarse la marca a candado de Guzmán; sabiduría, paciencia, talento. Por mucho, Paté fue el mejor.
Solís: pases verticales precisos; zurda prodigiosa para romper amarras, sembró pánico en temerosa retaguardia.
Alpízar: dibujó estragos por la franja izquierda; ahí está su nicho, la parcela en la que siembra tempestades.
Arrieta: es un goleador; sabe meter goles en ratos, este último, histórico.
Porras: siguió el trabajo de Robinson.
Gómez: un minuto de homenaje.


ALAJUELENSE

Pemberton: fatal; nervioso, indeciso, inseguro; se lo tragó el ambiente; lo liquidó el entorno.
Dawson: le tocó Alpízar y este anotó; por ahí se inició el dilema. Mejoró cuando lo pasaron al centro.
González: la Cueva del Monstruo se lo volvió a engullir; no se acomoda a la grama; reventón. Al final por poco empata.
Montero: pidió cita y llegó dos veces tarde; el 1-0 y 2-0 lo tuvieron de protagonista. Apretó bien en ofensiva.
Castro: jugó el mejor segundo tiempo de todo el campeonato y se echó al equipo al hombro. Juego de enorme desgaste.
Oviedo: el líder no pudo agrupar la tropa; lo quebraron entre Armando, Celso y Centeno. Navas le desvió un trallazo.
Guzmán: bailó con la más fea (Paté) y bailó en todo el sentido de la palabra. Su mérito fue no salir expulsado.
Juárez: la bola muerta no se puede desperdiciar tanto y lo hizo; tuvo un cierre descontrolado.
Herrera: ávido de pelota, le llegó muy poco, casi nada. Erró al no cortar los centros de Michael
Solórzano: cero protagonismo y muchas carreras.
Argenis: una fuga, un cabezazo y una merecida expulsión.
Myrie: entró como huracán y voló techos; después lo bajaron y se perdió.
Civic: dos minutos.
Gabriels: dos minutos.
Ver comentarios