Enviar
ASI LOS VIMOS

ALAJUELENSE

Alfaro: sorprendido por el bombazo de Madrigal, un golazo inatajable.
Myrie: protagonizó fugas ofensivas verticales que obligaron a cazarlo con faltas. Ninguna fue aprovechada.
Montero: al inicio obligó a Grant a un paradón; estuvo bien en cortes defensivos.
Nassar: gran trabajo sobre Figueira; entrada artera a Granados sin necesidad.
Víquez: se soltó en la segunda parte. Dos tiros libres escalofriantes a los puños de Donny.
Sils: inoperante en la inicial, fue luego la gran figura de la segunda parte. Se echó a la Liga en hombros.
Civit: sombreado por Granados, no halló las rutas en la inicial.
Oviedo: Madrigal lo madrugó con el bombazo y luego se desquitó sirviéndole a Windell el empate.
Ramos: anulado por la marca personal de Montero.
Solórzano: Rodríguez se le paró en la nariz los 90 minutos; imposible moverse así.
Gabriels: empeñoso, esforzado, subió y bajó; anotó y Grant le hizo tres achiques salvadores.
González: su ingreso permitió que Myrie y Víquez pasaran al ataque.
Guardia: intentó desordenar las marcas personales de Juan Luis.
Guzmán: poco en cinco minutos.

CARTAGINES

Grant: gran partido; paradón a Lula, achiques a Windell; puños a Víquez.
Rodríguez: al final del juego se llevó a Solórzano para su casa.
Montero: hizo lo mismo que Rodríguez, solo que viajó con dos: Ramos y Guardia.
Villalobos: marca férrea a Gabriels que le costó un mundo.
Arriola: el único de su equipo libre, sin misión específica, atento atrás a los despistes.
Seravalli: por pensar en Myrie no tuvo tiempo de atacar.
Granados: secó a Civit pero también lo bloqueó Oviedo: Nassar lo mandó a la enfermería sin miseria.
Mudarra: le puso un gol muerto a González; es muy técnico.
Madrigal: metió un golazo y puso otro; muy buen partido.
González: Bill supo sostener la pelota, la cuidó y pasó bien pero falló en lo que más acierta. Disparo a gol. Se le cebó la escopeta.
Figueira: no estuvo tan fino como en el Saprissa; ya lo cuidan más.
Gabriels: entró a taponear a Víquez quien volaba suelto.
Gómez: pequeño y escurridizo hizo sudar a González.
Calvo: fue por Sils quien hacía estragos.


Ver comentarios