Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI


ESPAÑA

Casillas: demasiada fácil la final. Un par de despejes de puños y nada más.
Ramos: espectacular; le puso hormonas al juego y fue determinante atrás y adelante. Casi anota de taquito.
Puyol: se sabe bajo de estatura pero metiendo pierna es gigante. Secó a Podolski.
Marchena: punto altísimo en defensa todo el torneo; su fuerte fue la anticipación y Klose no le vio una.
Capdevila: un zurdo natural que cuida la zona y no arriesga centímetros, siempre atento a Marchena.
Senna: el nacionalizado español fue revelación del torneo y le dio al mundo una lección de cómo debe jugar un volante de marca y recuperación.
Silva: un zurdo que juega por la derecha, enganchando; tuvo para hacer dos goles si enfría la acción.
Xavi: dibujó el prodigioso servicio a Torres para el único gol del juego. Volante mixto, líder de esos “locos bajitos jupones”.
Iniesta: hizo un gran trabajo táctico sobre Schweinsteiger, el pulmón alemán y lo aniquiló físicamente.
Fábregas: Cesc fue el más flojito de los monarcas y no pesó en el grupo.
Torres: su mejor partido de la Euro; potente en el gol, en el remate al palo, se fajó solito contra las torres gemelas germanas y a las dos las derribó.
Alonso: le metió piernas a la zona de recuperación.
Cazorla: reforzó la zona de toque para que no bajara la marea.
Güiza: participó de varias acciones ofensivas que pudieron ser gol.


ALEMANIA

Lehmann: contrario a Iker tuvo mucha actividad; floja salida y gol de Torres, tiro al poste y tres paradones.
Fiedrich: lo marearon los tres zurdos ibéricos; no pudo apoyar nada.
Mertesacker: la torre humana, sin cintura, se desplomó tras el ataque “terrorista” de los hábiles “enanos”.
Metzelder: casi abre con autogol; el partido fue un martirio porque es lento y se vio feo ante Torres y compañía.
Lahm: se lo tragó el Niño en la acción del gol, marcó muy mal y lo destituyeron.
Frings: salvó un gol de la raya; se le recargó el operativo y diríamos que jugó muy bien. Fue un héroe solitario.
Hitzlperger: hombre de confianza de Löw, naufragó en la final y quebró el esquema del equipo.
Ballack: un corte en la ceja y una “amarilla” temprana lo sacó mentalmente del juego. Fue un fiasco y debió ser sustituido.
Schweinsteiger: si a este hombre no le sale nada, Alemania se derrumba. Es la mejor pieza táctica y estuvo en la calle.
Klose: jugó limitado físicamente y nunca apareció.
Podolski: jugó tan retrasado que no hizo un remate a marco.
Jansen: no solucionó ningún problema defensivo.
Kuranyi: ansioso y agresivo; desesperado buscó tobillos.
Gómez: en doce minutos no le llegó nada.

Nota: las apreciaciones del columnista fueron posibles por la transmisión de ESPN.
Ver comentarios