Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Aseguremos nuestro futuro

| Sábado 04 mayo, 2013


No podemos seguir actuando como si los recursos del océano fueran ilimitados


Aseguremos nuestro futuro

Como región América Central avanza a través de asociaciones geopolíticas tales como el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).
Pero mucho de ese progreso se encuentra ahora en riesgo, debido en gran parte a las cada vez más numerosas actividades ilegales que tienen lugar en las aguas y puertos de la región.
Nos referimos a la pesca ilegal y a los delitos asociados, los cuales incluyen el contrabando de drogas, la trata de personas y la total indiferencia hacia nuestro medioambiente.
Las líneas que separan las actividades ilegales en el agua son cada vez más difusas, ya que las organizaciones criminales transnacionales utilizan operaciones de pesca ilegal para esconderse a simple vista, desobedecer la ley, y violar la soberanía centroamericana.
Esos problemas contagian la totalidad de la región y al resto del mundo a través de redes delictivas y terroristas. Alentamos a los presidentes de la región para que sin pérdida de tiempo apoyen al SICA en hacerle frente a este problema.
Aun cuando hemos observado algunos éxitos en la región, el sistema actual sigue permitiendo que criminales roben grandes cantidades de peces de nuestras aguas nacionales y que se utilicen barcos pesqueros para traficar drogas, químicos precursores, y dinero a lo largo de nuestros territorios.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, se reunirá con los presidentes centroamericanos en Costa Rica. Los presidentes saben que la seguridad pública y la vitalidad económica están estrechamente relacionadas. Los países y las economías prosperan cuando los ciudadanos se sienten seguros en sus hogares y sus comunidades, se sienten orgullosos de sus gobiernos, y saben que los recursos naturales se conservan para las futuras generaciones. América Central podría prosperar en todas esas áreas, pero solamente lo hará si reconocemos y superamos las amenazas a esa oportunidad.
Afortunadamente, América Central ha comenzado a tomar la iniciativa en la conservación de los recursos marinos. El éxito incluye el establecimiento de un santuario de tiburones en Honduras que prohíbe la pesca comercial de tiburones en las aguas de todo el país; la prohibición de la pesca de tiburones en Costa Rica; y apoyo para regular el comercio de las especies amenazadas de tiburones. Proteger estos animales majestuosos tiene sentido económico, ya que los tiburones son esenciales para sistemas saludables de arrecifes de coral y para el balance de la cadena trófica marina.
Otro paso fundamental sería que los líderes regionales y de EE.UU. acordaran desarrollar e intensificar patrullajes conjuntos en aguas centroamericanas, para compartir información que permita atacar las redes corruptas y coordinar acciones que las derroten. Los acuerdos bilaterales existentes le permiten a la Guardia Costera de EE.UU. detener e inspeccionar barcos que puedan estar involucrados en la pesca ilegal; el contrabando de drogas, armas y dinero; o la trata de personas. Estos acuerdos que por lo general estipulan la presencia de supervisores locales en las patrullas estadounidenses, refuerzan la soberanía centroamericana irrespetada por quienes realizan actividades ilegales.
No podemos seguir actuando como si los recursos del océano fueran ilimitados. Al abordar estos problemas de manera directa, los presidentes pueden salvaguardar los maravillosos recursos naturales de la región, estimular nuestras economías, y mejorar la seguridad pública de nuestros ciudadanos.

José María Figueres y
Expresidente de Costa Rica
Copresidente de la Comisión Océano Global

Thad Allen
Vicepresidente ejecutivo de Booz Allen Hamilton Inc. y excomandante del Servicio Guardacostas EE.UU. en 2010