Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



MAGAZINE


Arte en pro de la salud

| Sábado 28 marzo, 2009



Arte en pro de la salud

La “Psicomagia”, el nuevo libro de Jodorowsky, propone actos de arte como terapia de liberación

El autor chileno Alejandro Jodorowsky ha hecho de la psicomagia una técnica terapéutica que, a partir del arte, propone ir un paso más allá del psicoanálisis y resolver problemas sexuales, materiales o emocionales a través de acciones artísticas, metafóricas y liberadoras.
El novelista, dramaturgo, ‘tarólogo’ y cineasta acaba de publicar un manual de consejos titulado “Psicomagia”, diseñados para solucionar problemas que van desde la timidez femenina, el olvido de un viejo amor, la tartamudez, las verrugas, o el miedo a envejecer, hasta la sensación de tener una vida fracasada.
Se trata de una terapia que tiene su raíz en el arte, “al contrario del psicoanálisis, que parte de la ciencia”, apuntó.
Donde el psicoanálisis se limita a "traducir" con palabras racionales los problemas del inconsciente, la psicomagia propone “enseñar al corazón a hablar el lenguaje del inconsciente”.
Para encontrar una respuesta, el chileno asegura haber encontrado una técnica que aporta esas soluciones.
”En ese caso, róbale ropa a tu papá, pónsela a tu amante y acuéstate con tu amante realizando un incesto metafórico”, señaló.
Los actos recomendados por Jodorowsky son, a su juicio, sugerencias que el inconsciente le propone al psicomago cuando escucha a una persona que tiene un problema.
El autor aclara que la psicomagia “no es un bálsamo que todo lo cura”, pues existe un acto diferente recomendable para cada situación, y es una combinación de trabajo espiritual y físico.
Jodorowsky afirma que “la fuente de todos los males” es el desamor familiar de la infancia, la incapacidad de “hacerle frente al dolor supremo de no ser amado”.
El artista no sabe aún si publicará un nuevo volumen con propuestas para otros casos, pero lo que sí prepara actualmente es la producción de uno de los cuatro proyectos cinematográficos que tiene en mente.

Barcelona
EFE