Enviar
Debate se postergó hasta el próximo viernes
Arranca juicio ICE-Alcatel, pero vuelve a suspenderse
Defensa de los imputados pidieron tiempo para analizar la legalidad de la impunidad que se le pretende dar a José Antonio Lobo
Fiscalía recalifica cargos a los imputados, acusando a Rodríguez de cuatro presuntos delitos de enriquecimiento ilícito y uno de penalidad de corruptor

Con poca presencia de público y entre decenas de cámaras fotográficas y de televisión ayer arrancó el juicio por el caso ICE-Alcatel, en el que figuran como imputado el ex presidente de la República Miguel Angel Rodríguez y ocho personas más.
Esta vez no hubo ningún impedimento para dar inicio a la lectura de la acusación, como sí ocurrió el pasado miércoles, cuando se postergó debido a que uno de los acusados —Rodrigo Méndez, ex ingeniero del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE)— no pudo estar presente por razones de salud.
Ayer con la presencia de los nueve imputados en la Sala Tres de los Tribunales de Justicia de Goicoechea, las tres fiscales a cargo del caso arrancaron con la lectura de la acusación, proceso que les tomó casi todo el día.
En ella, el Ministerio Público hizo un trazado de la supuesta ruta de los dineros que dio la firma francesa Alcatel a funcionarios públicos y políticos para presuntamente ganar la licitación de las primeras 300 mil líneas GSM en el país.
De igual forma, las tres representantes de la Fiscalía recalificaron los delitos a ocho de los nueve imputados, pese a que en la audiencia preliminar el juez había desechado algunos de ellos.
En este sentido, el ex mandatario Rodríguez es acusado de presuntamente cometer cuatro delitos de enriquecimiento ilícito y uno de corrupción agravada.
Mientras que a los imputados Joaquín Alberto Fernández y a Eliseo Vargas García se les atribuye la supuesta ejecución de un delito de corrupción agravada.
A Guido Sibaja se le acusa de haber cometido dos delitos de fraude de simulación y uno de corrupción agravada; a Alfonso Guardia se le atribuyen supuestamente dos por penalidad de corruptor y a Rodrigo Méndez un enriquecimiento ilícito y un favorecimiento real.
A Edgar Valverde y Luís Adrián Quirós se les atribuyen cuatro presuntos delitos de penalidad de corruptor, y a Eduardo Fonseca tres de enriquecimiento ilícito.
Si bien el juicio trascurrió con total normalidad, los jueces decidieron suspender el debate hasta el próximo viernes.
Esto en razón de que las defensas de los imputados luego de conocer que la Fiscalía pretende otorgarle impunidad al confeso José Antonio Lobo, ex directivo del ICE, solicitaron un plazo con la finalidad de evaluar su legalidad.
Así mismo, se pidió al Tribunal resolver la solicitud de impunidad antes de que a Lobo le toque atestiguar en el debate.
Para la defensa del ex mandatario esta decisión resulta apropiada, pues se otorgó un periodo razonable para evaluar una actuación que consideran ilegal.
“Lobo no puede beneficiarse con esa impunidad pues, de la lectura de la acusación, resultó claro que es el autor principal de los hechos investigados, nosotros presentaremos pruebas que comprueben las ilegalidades del Ministerio Público y como engañaron a dos jueces de la República”, aseveró Rafael Gairaud, abogado de Rodríguez.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios