Enviar
Armas también se esconden en las cárceles

Yessenia Garita
[email protected]

Los operativos de seguridad desarrollados por la policía penitenciaria en las 26 cárceles del país permitieron incautar en 2008 más de 4 mil armas hechizas de alta peligrosidad, así como 12 armas de fuego.
Las armas blancas o cortopunzantes hechizas son elaboradas con materiales fáciles de conseguir, tales como tubos galvanizados, trozos de madera y clavos.
“Las armas en las cárceles son de fabricación artesanal, los internos las mantienen ocultas y por lo general son usadas en su defensa o contra su propia vida”, manifestó Viviana Martín, ministra de Justicia.
Se estima que la producción tiene un bajo costo, por lo cual las armas se negocian en alrededor de ¢3 mil y ¢10 mil entre los mismos privados de libertad.
Además de las armas blancas se decomisaron 12 armas de fuego, 14 explosivos, 144 celulares, 1.231 psicotrópicos y 870 bebidas etílicas en los diversos centros penitenciarios del país.
“Los operativos por unidades especiales han permitido mejorar las condiciones de seguridad al interior de los centros carcelarios, tanto para la población penal, como para la integridad de los funcionarios”, recalcó Martín.
Solo en 2008 se capacitaron 777 agentes de seguridad penitenciaria. Los cursos tienen una duración de dos meses, debido a que la policía requiere especialización acerca de negociación de rehenes, situaciones de crisis, entre otros.
Ver comentarios