Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NACIONALES


Arias y Figueres llevan a PLN a un “choque de trenes”

Esteban Arrieta [email protected] | Martes 16 febrero, 2016



Resumen ejecutivo
Es posible que se dé un choque de trenes a alta velocidad en Liberación Nacional, debido al interés de los expresidentes Óscar Arias y José María Figueres de volver a presidir el país.
Diversas señales en ambos bandos dejarían al descubierto el interés de sus aspiraciones, aunque todavía ninguno de los dos ha confirmado su postulación.
Por el momento las encuestas señalan que Arias tiene una mayor aceptación.
Una eventual contienda entre esos dos titanes verdiblancos, podría generar heridas y resentimientos profundos en PLN.

 


Los expresidentes Óscar Arias y José María Figueres llevan al PLN a un choque de trenes a alta velocidad, que dejaría una división interna en las filas verdiblancas, con muchos excluidos y resentidos, de cara a las elecciones de 2018.
Aunque todavía ninguno de los dos exmandatarios ha confirmado sus aspiraciones políticas, en los últimos meses la guerra fría entre ambos se intensificó, generando nuevas señales de confirmación, comentarios y hasta ansiedad en la dirigencia del partido, ante la disyuntiva de tener que escoger entre los dos grandes líderes verdiblancos.
La última de las señales la brindó Figueres la semana pasada, cuando confirmó su interés de cambiar los estatutos del PLN, para que él, en su condición de presidente liberacionista, no esté obligado a renunciar a su puesto, en caso de querer postularse para el cargo de mandatario.
A ello hay que sumarle la activa participación del expresidente en redes sociales, incluida su incursión en Snapchat, una plataforma social para adolescentes y adultos jóvenes, las cuales son manejadas por un equipo, que recibe un salario por parte del propio Figueres.
El político confía en que este esfuerzo de comunicación le ayude a dar a conocer sus ideas entre los liberacionistas, ciudadanos e incluso fuera del país.
“Puedo entender que alguna gente quisiera pensar que me armo para la batalla electoral, aunque tampoco necesitan conocer de este esfuerzo que hago en comunicación, para pensar de esta manera”, dijo Figueres.
Mientras tanto, el expresidente Arias también está muy activo en redes sociales, incluso, hay grupos en Facebook como “Arismo”, donde se publican noticias sobre su quehacer político.
Asimismo, en los últimos meses esa red social ha registrado el pago de publicidad por parte del propio Arias o alguien cercano a él, con el objetivo de dar a conocer su obra durante sus dos gobiernos.
Políticos como Francisco Antonio Pacheco, expresidente del Congreso; Víctor Hugo Víquez y Óscar Núñez, exdiputados, no niegan haberle pedido al expresidente que se lance por tercera vez a la Presidencia de la República.
Recientemente, el “arismo” también criticó la intención de Figueres de cambiar los estatutos para no dejar el cargo y postularse a la presidencia, ya que esto dejaría en desventaja a otro candidato.
En el caso de Arias se le reconoce su experiencia y conocimiento del ámbito nacional e internacional, sin embargo, sus 75 años podrían complicarle su labor.
El expresidente también apuesta su legado y la posibilidad de terminar su carrera política saliendo por la puerta chica con una derrota.
Por su parte, a Figueres lo persiguen los escándalos de corrupción de hace 15 años, los cuales aún le reprochan algunos electores.
En estos momentos, Arias es más popular que Figueres, ya que el 40% de los consultados tiene una opinión favorable sobre el expresidente Arias, mientras que únicamente el 28% de los encuestados opina así de su eventual contendor, de acuerdo con la última encuesta de la empresa Borge & Asociados de setiembre.
Al margen de quien se imponga en la eventual contienda interna, existe el peligro de que Liberación quede dividido.

En el peor de los casos, la dirigencia excluida no participaría a la hora de recorrer el país para cazar votos, ni tampoco trabajaría el día de las elecciones a favor del candidato ganador.
Esto podría afectar el gran objetivo del partido de volver a la Presidencia en 2018, ante otros rivales que estén mejor preparados.
Sin embargo, los verdiblancos, sin importar a quien apoyen, confían en que al final del día, habrá madurez para aceptar los resultados y ponerse a trabajar.