Enviar
Mandatario impulsó iniciativa en el seno de la OEA para captar recursos para la debilitada cooperación internacional
Arias aboga por Consenso de Costa Rica

Presidente inauguró en Washington el Foro Interamericano de la Paz


Carlos Jesús Mora y EFE
[email protected]

El presidente Oscar Arias trata de que la cooperación internacional vuelva sus ojos hacia Costa Rica.
El mandatario impulsó ayer en la Organización de Estados Americanos (OEA) el Consenso de Costa Rica, iniciativa que busca la creación de mecanismos para perdonar deudas y apoyar con recursos financieros a los países en vías de desarrollo que inviertan menos en sus planes militares y más en medio ambiente, educación y salud.
Arias inauguró ayer en Washington junto con José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, el Foro Interamericano de la Paz, una iniciativa para promover la convivencia pacífica en la región.
Arias destacó que el año pasado Latinoamérica invirtió $39.700 millones en la compra de armas, “una región que, a excepción de Colombia, no experimenta n
ingún conflicto armado”, dijo.
Por su parte, Insulza consideró “indispensable” que todos los países trabajen en el diseño de nuevas medidas de confianza, acuerdos de transparencia y limitación armamentística “que permitan reducir ese gasto sin sentir que disminuye la seguridad”.
“Es fundamental evitar que los conflictos que se desarrollan en otras partes del mundo o que involucran a potencias mayores, se trasladen a nuestro territorio”, afirmó.
El Consenso de Costa Rica es una de las herramientas a las que esta administración ha apostado para atraer cooperación internacional, al igual que el Plan Paz con la Naturaleza.
En los últimos 18 años el país sufrió la reducción del 17,65% de la cooperación no reembolsable desde 1990, mientras la tasa de reducción mundial es de un 5,33%.
La cooperación técnica, por ejemplo, pasó de $262 millones en 1990 a $62 millones en 2005.
Como si fuera poco, las ayudas que aún siguen llegando no son bien administradas por las autoridades nacionales, pues con frecuencia se incurre en la duplicidad de esfuerzos por parte de los organismos y países cooperantes, pues no hay definido un plan de prioridades para el destino de estos dineros.
Ver comentarios